| 10/29/2013 12:30:00 PM

Taxis de lujo en Colombia

Uber, una aplicación para móviles que ofrece un servicio de taxis de lujo comenzó sus operaciones en Colombia, su nuevo mercado en América Latina después de México.

La aplicación que tiene a Google entre sus principales inversionistas tiene presencia en 50 ciudades de 20 países y un crecimiento exponencial desde su presentación en junio de 2010 en San Francisco.

Uber es un sistema que "a través de una aplicación conecta a conductores profesionales con los clientes locales", dijo a Colombia.inn la jefa de procesos y expansión internacional de la compañía, Austin Geidt.

Dos de las novedades de Uber respecto a otros servicios similares es que el pago se carga a una tarjeta de crédito que el cliente inscribió previamente y que una sola aplicación sirve para 50 ciudades del mundo.

El pago mínimo ronda los $6.000 (US$3,15) y sus tarifas son un 30 % superiores a las de los taxis tradicionales en Bogotá.

Ese incremento de precio se compensa, según su jefa de expansión mundial, con las garantías de seguridad y profesionalismo de los conductores en una ciudad en la que los ciudadanos desconfían de tomar taxis en la calle.

En un contexto similar, aunque con matices, es en el que Uber nació en San Francisco, de donde es originario uno de sus socios.

"En San Francisco es muy difícil encontrar un taxi en la calle, no hay el mejor sistema de taxi del mundo", relató Geidt sobre los inicios de esta startup o empresa joven.

Solo tres años después de su puesta en marcha en la ciudad californiana, Uber cuenta entre sus inversionistas con Google Ventures, el brazo financiero de Google, que en agosto pasado invirtió 258 millones de dólares en esta compañía.

Los otros socios son Lowercase, First Round Capital, Minlo, Benchmark y Goldman Sachs.

EFE/D.com




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?