| 10/14/2015 5:00:00 AM

¿Qué sigue tras el acuerdo de AB Inbev y SABMiller?

La transacción que representa cerca del 50% de las utilidades que genera la industria cervecera en el mundo deberá pasar al estudio de las autoridades en los 5 continentes y la revisión de las calificadoras. Aún faltan muchos aspectos por determinarse pero, tras el anuncio ambas acciones arrancaron con un favorable veredicto del mercado.

Tras el anuncio de acuerdo entre Anheuser-Busch InBev  y SABMiller por el cual la primera adquiere a la segunda por un valor cercano a los US$106.000 millones a pagar en efectivo y en acciones (opción sólo posible para el 41% de las acciones de SABMiller), la agencia de calificación Moody´s ha puesto la calificación de la empresa y algunas subsidiarias en revisión para una posible reducción.

La calificadora a su vez ha señalado que las calificaciones que determine pueden afectar la deuda de corto plazo y largo plazo sin señalar con claridad los niveles de calificación que pueden resultar tras la revisión, pero reseñando que estudiará los niveles de endeudamiento y apalancamiento de la empresa así como el tiempo que tomaría a la entidad reducirlo, los efectos que tendría la aprobación de los reguladores incluyendo la solicitud de venta de activos, las implicaciones para las alianzas estratégicas globales de las compañías y los riesgos de integración.

 Sin embargo, también ha resaltado que evaluará las sinergias de la fusión, los beneficios de la diversificación geográfica y la mayor escala que la fusión genera. La calificadora estima que en caso de reducir la calificación de la deuda, la misma no superaría una rebaja de tres niveles pero advierte que todo dependerá de cómo queden establecidos los términos de la transacción y la nueva estructura financiera de la empresa fusionada.

En similar sentido se ha pronunciado Fitch que indica que la nueva empresa podría llegar a tener un nivel de deuda que superaría los US$125.000 millones por lo que afirma que rebajas en la calificación son casi seguras pero que dependerá de los factores ya mencionados para saber el nuevo nivel de la empresa.

Dada la amplia extensión geográfica del acuerdo y el liderazgo que en muchos de los países presenta cada compañía, es posible que las autorizaciones requeridas para formalizar la adquisición tomen al menos un año. La adquisición al perfeccionarse representaría ventas en 2014 cercanas a US$65.000 millones con un 39% generado en Suramérica, 26% en Norteamerica, 15% Europa, 12% África y 9% Asia.

Los casos más sensibles que la adquisición puede tener sobre la competencia se presentan en Estados Unidos y China. En Estados Unidos donde AB Inbev enfrenta investigaciones frente a pequeños productores artesanales, las dos compañías tendrían el 63% del mercado, lo que podría afectar la libre competencia en la distribución y a los proveedores.
 
En China uno de los aspectos espinosos es que la empresa conjunta representaría el 40% del mercado y las autoridades que hacen el escrutinio a la competencia podrían solicitar la venta de Snow, una marca que se precia ser la cerveza mejor vendida en 2014 y que posee el 23% del mercado chino. En Snow SABMiller tiene una alianza estratégica que representa el 49% de la compañía que la produce.

La oferta de AB Inbev es 50% superior al valor de mercado de las acciones de SABMiller el día previo a conocerse el interés de adquisición a mediados de septiembre. Ayer martes, la acción de AB Inbev  aumentó 1,68% en precio y la de SABMiller subió 9% frente al cierre del lunes 12 de octubre, lo que indica que los mercados arrancaron evaluando favorablemente el acuerdo alcanzado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?