| 10/13/2015 5:00:00 PM

El computador personal amenazado por la era digital

Detrás del anuncio de adquisición de EMC por parte de Dell hay un reenfoque estratégico que estaría pensando en el almacenamiento de datos, la seguridad y el segmento corporativo pues el mercado del PC personal pierde brillo.

No hace muchos años una de las metas mundiales en tecnología era lograr ofrecer computadores personales por menos de US$1.000, con el objetivo de poder llegar a miles de millones de personas ¿Cómo hacer accesible la tecnología a las personas de menores ingresos en el mundo?

Hoy y tras la inclusión de nuevos productos tecnológicos que han acelerado la era tecnológica hacia una digital, se han reducido los precios y ha aumentado la capacidad de procesar datos, por lo que el tradicional  computador personal parece estar en vías de extinción.

La última movida y la mayor en la historia en fusiones y adquisiciones tecnológicas, parece explicarse por el nuevo rumbo. Dell ofreció a EMC, empresa de almacenamiento de datos e información, pagar US$67.000 millones para adquirirla o un 27% más que el valor en la bolsa antes de conocerse el anuncio.

EMC es una de las empresas tecnológicas  más exitosas, fuera del espacio que se hizo alrededor de producir computadores, pero enfocada en grandes empresas así como en la virtualización de software para servidores y almacenamiento en la nube. Sin embargo la acción había caído un 13% en 2015.

No se sabe si la idea es tratar de replicar una empresa como IBM con servicios corporativos o si el enfoque es rentabilizar una enorme capacidad a escala de hardware que EMC puede aportar, para así complementar a Dell con sus capacidades en seguridad de la información.

La compra de EMC podría verse como contra propuesta a lo que otras empresas están haciendo
. Mientras la mayoría de empresas tecnológicas tradicionales están adelantando procesos para dividirse en varios negocios y con ello flexibilizar su tamaño y su capacidad de reaccionar a cambios en la demanda o preferencias de los clientes, Dell y EMC están buscando tamaño y sinergias a través de escala.

El anuncio de la transacción conlleva un aumento importante de deuda y es uno de los aspectos que más comentarios ha generado. La empresa combinada tendría cerca de US$45.000 millones de deuda adicional y su pago de intereses podría ascender a US$2.500 millones anuales.

La calificadora de riesgo Moddy´s señaló tras el anuncio, que la adquisición mejora en forma relevante el perfil tecnológico de Dell incluso si la transacción tiene un monto importante de deuda. La nueva empresa sería, entre las tecnológicas que no están en bolsa, la que mayores ingresos generaría. En sentido similar se pronunció Standard and Poors reseñando una mejora en la diversidad de productos de Dell y su rentabilidad pero advirtiendo que se debilita la posición financiera de la nueva empresa.

Precisamente, algunas fuentes indican que Dell y el fondo de inversión Silver Lake, uno de los principales dueños de la empresa, se habían aproximado días antes a Hewlett Packard, a Lenovo  y a Huawei para verificar su interés de quedarse con el negocio de computadores personales de Dell. La unidad de negocio representó la mitad de los ingresos de la división de computadores de Dell o casi unos US$27.000 millones según Goldman Sachs (dato aproximado  porque Dell dejó de ser pública y por lo mismo no reporta sus estados financieros como cuando estaba en bolsa).

Ninguna de las empresas a quienes se acercaron mostró interés. En unos casos porque podría no ser una transacción aceptada por los reguladores en la medida que llevaría a una posición dominante o simplemente porque el negocio de computadores personales no está en la línea estratégica de algunas empresas como en el pasado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?