| 8/12/2014 7:00:00 AM

Tenemos 100 proyectos prioritarios: Andi

A propósito de la 70 Asamblea Nacional de la Asociación Nacional de Empresarios, Dinero habló con el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, sobre cómo va el sector empresarial.

Hace 70 años nació la Andi, desde entonces ¿cómo ha cambiado la industria colombiana?

La Andi nació justo después de la Segunda Guerra Mundial. En ese momento la industria estaba tratando de abastecer el mercado colombiano, de sustituir importaciones, de generar nuevas alternativas, y eso va migrando, por supuesto. Después viene la década del 50, la del 60, donde había un modelo altamente proteccionista, que siguió en los 70 con todas las ideas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y ese modelo, de alguna forma, se vio impactado muy fuertemente por las políticas de apertura de los años 90.

La industria empezó a jugar en un escenario globalizado en el que estuvo tremendamente afectada por las necesidades de ser competitivo a nivel internacional. Eso les pasó a muchos países y así terminó el siglo XX. En el siglo XXI ya Colombia está abierta y bastante inmersa en el mundo global, aparecen unas tendencias de innovación y de creatividad, el país empieza a identificar unos nichos especiales en los cuales trabajar y se enfrenta a unas restricciones muy fuertes de competitividad que no tiene el resto de países con los cuales debe competir.

De manera que lo que tenemos es una industria con muchas ganas de hacer las cosas bien, de invertir, de crecer, con la necesidad, como dicen varias personas, de que la cancha de fútbol sobre la cual juegue sea totalmente plana que coloque a todos los jugadores nacionales e internacionales en condiciones de igualdad y esa es la situación actual de la industria.

¿Qué sectores a lo largo de estos años han avanzado más y cuáles se han quedado rezagados?

Ha habido de todo. Cuando tienes un país que lo que hace es sustituir importaciones, en ese momento, el país trata de producir todo lo que consume, así sea en pequeña escala, así sea a nivel regional. Por ejemplo, hay casos muy icónicos como que cada región tenía su gaseosa, cerveza o su marca de harina propia. El país, como un todo, trata de abastecer todo lo que necesita.

Eso cambia radicalmente cuando el mundo se abre, porque se empieza a encontrar con que hay especializaciones: por ejemplo, oriente se enfoca en el tema de los productos con alto componente tecnológico. Por su parte en Colombia había surgido una industria de confecciones que se va transformando, se observa que el país empieza a producir una serie de especialidades en el sector petroquímico, en el metalmecánico, e inclusive de autopartes y automotriz se desarrollan primero y luego sufren unos ajustes dados por choques externos. La situación es muy dinámica y depende mucho de las condiciones internacionales de cada industria y de cada país

¿Cuáles son los principales retos de la industria hoy en día?


Evidentemente son lograr competitividad, hacer todo lo que esté a su alcance para lograr competitividad. También tratar de trabajar de la mano con el gobierno nacional y con el estado y el resto del país para lograr competitividad en infraestructura, en aduanas, en puertos, en estabilidad jurídica. En realidad es una gran cantidad de retos. Nosotros tenemos en este momento más de 100 proyectos distintos que están buscando que la industria sea más competitiva, algunos de ellos son internos y hay otros que trabajar con el gobierno nacional.


Son 100 proyectos, elija los cinco más importantes…

No, no hay cinco más importantes.

Entonces ¿cuáles son los puntos críticos que se necesitan resolver con urgencia o que son prioritarios?

Tenemos 100 proyectos que son prioritarios en este momento. Todos requieren de altísima atención y sobre los que hay que trabajar. Tenemos un capitulo gigante en el área de infraestructura y logística, que hay que trabajar y hay que hacerlo muy rápidamente. Colombia necesita dale la posibilidad a esos productos de llegar en condiciones competitivas a los mercados locales y a los o internacionales.

Por otro lado, tenemos un reto gigantesco en términos de lograr estabilidad jurídica. La sensación en este momento del empresariado colombiano e inclusive del internacional presente en Colombia o que estudia la alternativa de venir al país es que estamos atrasados en años luz en términos de estabilidad jurídica. Aquí las cosas cambian muy fácilmente.

También tenemos un tema muy fuerte alrededor de poder establecer un modelo laboral que permita ser justo con los trabajadores, pero que al mismo tiempo se puedan generar condiciones competitivas a nivel internacional.

Otro reto muy importante es el tema de trámites. Colombia hoy en día ha venido recargando fuertemente el costo administrativo de las empresas. De manera que hay una gran cantidad de retos en el tema de licencias ambientales, de consultas previas, de lograr que haya un desarrollo sostenible desde el punto de vista social y ambiental, en realidad, tenemos muchísimos retos en este instante.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?