Dinero Video
Filtrar por:

VIDEO

Desde Cundinamarca, emprendedora social exporta cosméticos naturales al mundo

'Bendita Aurora’ es una compañía de base social fundada por una emprendedora joven que se dedica a elaborar biocosméticos tipo exportación que son producidos desde Cundinamarca por mujeres víctimas del conflicto y la violencia intrafamiliar.

Compartido 0 Veces

‘Bendita Aurora’ es un negocio de base social que desde 2015 comercializa cremas, exfoliantes y desodorantes elaborados con ingredientes naturales en ciudades como Bogotá, Medellín y Cartagena.

Gracias a la buena acogida que han tenido sus productos a nivel local, el emprendimiento ha logrado llevar los cosméticos a mercados como el de Estados Unidos, México, España e Italia a través de distribuidores.

Así lo explicó en una entrevista concedida a Dinero la directora de mercadeo de Bendita Aurora, Luisa Restrepo, quien además destaca que su compañía contribuye a la sociedad desde el ámbito social y también ecológico.

Lea también: El emprendimiento que se volvió universidad cumple 49 años de historia

Por un lado, donan parte de sus ingresos a las organizaciones que apoyan a las mujeres con cáncer de seno, y por el otro, utilizan empaques reciclables para no generar contaminación ambiental.

En las huertas, situadas en las poblaciones de Tabio y Fusagasugá (Cundinamarca), además trabajan mujeres cabeza de familia que, en su mayoría, han sido víctimas de violencia.

Luisa Restrepo, una profesional en negocios internacionales de 25 años, explica que los clientes de Bendita Aurora obtienen un valor agregado, ya que cada uno de los productos “cuenta una historia”.

Y es que además de que los cosméticos son elaborados por expertas a partir de ingredientes naturales que no afectan la salud, también hay varios ‘secretos de la abuela’ detrás de la receta, según lo explicó.

Lo invitamos a leer: Cinco científicos brillantes que fracasaron con sus primeros descubrimientos

Sin embargo, antes de alcanzar el reconocimiento el equipo de emprendedores liderado por Luisa Restrepo y Luisa Cavanzo, tuvo que superar varios desafíos en materia de regulación.

Comprobar que los ingredientes funcionaran, cumplir con los registros sanitarios y sobre todo con los volúmenes de producción, fueron algunos de los retos que superaron para llegar a facturar entre $100 y $150 millones mensuales.

Cargando Comentarios...