| 2/16/2017 10:38:00 AM

Carro eléctrico fabricado por estudiantes colombianos competirá en EE.UU

Un carro eléctrico fabricado por estudiantes de la Universidad de la Sabana de Bogotá competirá en la Shell Eco Marathon en Detroit (Estados Unidos), considerada la competencia de eficiencia energética más importante del mundo.

El vehículo fue fabricado por alumnos de Ingeniería industrial, mecánica, civil, química y comunicación de la Sabana, quienes ahora representarán al país en la competencia que se realizará Estados Unidos entre el 27 y el 29 de abril próximo.

De esta forma esa universidad bogotana se convierte en la primera del país que participa en la competencia de eficiencia energética más reconocida en el mundo con un proyecto innovador.

El equipo de estudiantes comenzó a trabajar en el diseño de este innovador vehículo eléctrico el semestre pasado.

Foto: Los estudiantes trabajan en la construcción del vehículo eléctrico/Universidad de La Sabana

Foto: Así avanza el diseño del vehículo eléctrico de la Universidad de La Sabana/Universidad de La Sabana

Lo invitamos a leer: Medellín tiene futuro en los negocios del espacio

 “Todo ha sido un reto, desde la soldadura del aluminio, el manejo de la fibra de vidrio y la electrónica”, afirmó el director del programa de Ingeniería Mecánica de la Universidad de La Sabana, Julián Echeverry.

La Universidad de La Sabana informó que los estudiantes trabajan en la adaptación final del chasis del vehículo, el tren de potencia, el sistema electrónico, el diseño y un plan de comunicaciones.

“Actualmente se realizan pruebas de funcionalidad y se empezará a ensamblar la carrocería, la cual será en fibra de vidrio”, agrega Echeverry.

Foto: Así quedará el vehículo eléctrico de la Universidad de La Sabana/Universidad de La Sabana

Le podría interesar leer: ¿Nadie es indispensable?: Su cargo en la empresa lo podría asumir un robot

 El monoplaza está compuesto por tres ruedas, dos delanteras y una trasera, lo que genera más estabilidad, más potencia y mejora la dirección. El chasis está hecho de aluminio, lo cual permite que el vehículo sea más liviano y su consumo de energía sea más eficiente.

 La carrocería, por su parte, está elaborada a partir de fibra de vidrio, lo que según sus creadores permite que se pueda retirar fácilmente en caso de accidente y que su peso sea menor al de la carrocería normal de un carro.

En cuanto al sistema eléctrico, este consta de un motor alimentado por una batería que está conectado a un sistema (transmisión) que aumenta la fuerza del motor, permitiendo que el prototipo alcance una velocidad máxima de 30km/h.

Tal vez le podría interesar leer: La clave para entender el surgimiento de la cuarta revolución industrial

Lento despegue

Mientras en el mundo los nuevos modelos de carros eléctricos son noticia, en Colombia los avances en este tema son mínimos. Datos de la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos) muestran que a enero de 2016 había en el país 302 vehículos eléctricos, 287 híbridos diésel-eléctrico y 19 híbridos de gasolina y eléctrico, cifras que resultan muy bajas.

Oliverio García, presidente de Andemos, señala que el país requiere de una política pública que incentive esta industria. Precisa que recientemente se presentó un proyecto de Ley que tiene como objeto promover la movilidad sostenible a través de incentivos y beneficios para propietarios y conductores de vehículos de propulsión alternativa y se espera que logre avanzar en el Congreso. Para García sería ideal tener un Conpes que marque una política sobre el tema, pues si bien el Ministerio de Comercio tiene un programa de exención de aranceles, este vence en 2016 y se requiere de algo más robusto que esté por encima de cualquier decreto o resolución.

Recomendado:  Las barreras para la masificación de los vehículos eléctricos en el mundo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.