| 11/5/2016 12:01:00 AM

El emprendimiento que se volvió universidad cumple 49 años de historia

Desde su nacimiento, hace 49 años en Bogotá, la Universidad EAN le ha apostado a la formación académica de profesionales con un enfoque emprendedor, pues sus fundadores estaban contagiados por ese espíritu.

Hace casi medio siglo los fundadores de la universidad EAN pronosticaron que el emprendimiento sería clave para el futuro económico del país y por ello se concentraron en el desarrollo de una metodología renovada.

Con mucho esfuerzo y pocos recursos, los fundadores de la EAN cristalizaron un sueño que hoy sigue vigente más que nunca gracias a las nuevas generaciones de jóvenes emprendedores que desean conquistar el mercado con sus ideas.

En sus inicios la institución académica se perfiló como un centro de formación y acompañamiento a emprendedores, un concepto que apenas se comprendía en el país y que hasta ahora empieza a ganar protagonismo en la esfera económica.

Lea también: Top 5: Los ecosistemas más sólidos de emprendimiento e innovación en Colombia

“Hace cincuenta años el emprendimiento era un tema ‘sui géneris’, pues el mercado aún no estaba preparado para eso”.

Así lo explicó en una entrevista concedida a Dinero el director del Instituto para el Emprendimiento Sostenible de la universidad EAN, Javier Matiz, quien destaca el papel de la institución en el desarrollo de la cultura emprendedora del país.

El directivo relató que en los primeros años la universidad se centró en la enseñanza de administración de empresas y con el tiempo se abrió a nuevos campos del conocimiento como las lenguas modernas y la ingeniería.

Todos estos programas educativos tienen un área trasversal que es el emprendimiento, dado que los estudiantes son motivados desde el comienzo a crear sus propias empresas.

Lea también: Los ‘héroes‘ del emprendimiento se alistan para cambiar la realidad del país

Para ello, los docentes se enfocan en cuatro pilares fundamentales para el desarrollo de los futuros profesionales:

  • Que los jóvenes identifiquen el emprendimiento como su proyecto de vida
  • Que sepan interpretar su entorno para generar propuestas de valor
  • Que desarrollen sus capacidades gerenciales
  • Que consigan el éxito con un negocio de base social o sostenible

“No queremos formar a los mejores emprendedores per si, sino a los mejores emprendedores para el mundo. No solo nos interesa que estén 10 o 15 años en Forbes, sino que sus empresas sean capaces de construir un mundo mejor siendo sostenibles”, apuntó Javier Matiz.

El directivo manifestó que el tema del emprendimiento para la EAN “no solo es un discurso bonito frente a tener una orientación filosófica y estratégica”, pues “hay una realidad detrás de esto.

“Se ve reflejado en la cristalización de los sueños de nuestros estudiantes y empresas que están en el mercado generando empleo”, apuntó el directivo, al nombrar casos de éxito de emprendedores de la universidad como Americana  de Colchones o la Fundación Litro de Luz.

Adicionalmente comentó, con base en un informe elaborado por la universidad en conjunto con el Centro Nacional de Consultoría, que entre el 35 y 38% de egresados de la EAN actualmente son emprendedores.

La clave, según el vocero de la universidad, fue identificar la importancia del emprendimiento desde un principio y motivar a los estudiantes a convertirse en uno independientemente del sector en el que se direccionaran.

“Frente a los temas de educación superior y emprendimiento, las universidades han tenido que verse involucradas porque el mercado lo exige, en el caso de nosotros es un tema de la filosofía”, añadió el vocero.

Lea también: Sin conflicto, los recursos que se ahorran en la guerra impulsarían la innovación

La universidad, que organiza premios para fomentar el emprendimiento como los EAN Entrepreneurship Awards y el concurso Hogares ConSentidos (para aquellos que mejoren la calidad de vida de su entorno), proyecta la formación de los nuevos empresarios en dos caminos.

Por medio de sus programas académicos y de incubación, la universidad forma a los jóvenes para que se conviertan en dueños de sus propias empresas o promuevan la innovación al interior de sus compañías.

Para ello los docentes en el área de emprendimiento, que en su mayoría han tenido sus propias experiencias de éxito y fracaso en negocios, se enfocan en empoderar a los jóvenes y cambiar ciertos estándares de la llamada ‘educación tradicional’.

“Tenemos un modelo soportado en el desarrollo de competencias, que se basa en implementar pedagogías activas para que los estudiantes aprendan a partir de la experiencia”, concluyó Javier Matiz.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?