| 7/14/2015 5:00:00 AM

¿Cómo alcanzar el éxito consiguiendo recursos para un emprendimiento?

Tres claves de un experto para los emprendedores que buscan inversionistas para sus negocios: ser conciso, tener claro el modelo financiero y hacer una presentación efectiva.

Kevin O’Leary no solo es uno de los hombres más ricos de Canadá. Con una fortuna estimada por la revista Forbes en unos US$300 millones, también es uno de los magnates más mediáticos de su país: durante los últimos años ha participado en tres famosas series de televisión que cada semana descubren exitosos planes de negocios: Shark Tank de Estados Unidos; Dragon’s Tank de Canadá y Dragon’s Den de Inglaterra.

O’Leary es uno de los ‘tiburones’ que semanalmente aprueba o rechaza las ideas de negocios que les presentan los emprendedores, no sin antes darles lecciones de gerencia, finanzas o, incluso, de comunicación efectiva para lograr que reestructuren sus iniciativas, desistan de ellas para evitar un fracaso mayor a futuro o mejoren sus presentaciones.

Su experiencia como creador de 25 exitosas empresas y sus tácticas de inversión, han inspirado a muchos emprendedores en todo el mundo. De hecho, su programa –que transmite Discovery Channel en América Latina con el título Negociando con Tiburones– ha sido un éxito en audiencia y se ha convertido en toda una guía para quienes están arrancando nuevos negocios.

Pero ¿cuáles son las claves para lograr que grandes inversionistas pongan sus ojos y su dinero y logren potenciar las ideas y planes de negocios de los emprendedores? O’Leary le respondió a Dinero con estos consejos.

Presentaciones efectivas

Muchas buenas ideas terminan frustradas porque sus creadores no las comunican bien. O’Leary, a quienes sus colegas del show apodan ‘Mr. Wonderful’, asegura que hacer una presentación efectiva hace la diferencia para quienes buscan apoyo de inversionistas profesionales.

Por eso su primera recomendación es “practicar las presentaciones, para acostumbrarse a ese ejercicio sin ponerse nervioso”. En su opinión, las habilidades para hacer buenas presentaciones son muy importantes, así como la capacidad para comunicarlas.

Si usted no es bueno haciendo la presentación de la idea de negocios, debe rodearse de gente que sí lo sea, porque quizás ante un inversionista, solo tenga una única oportunidad “y quizás sea la única que tiene en su vida, entonces no la arruine”, asegura.

El tercer consejo de este inversionista profesional es que, si los emprendedores no conocen bien las cifras o no saben explicarlas, se acuda a alguien que domine bien el tema. “Esto es fundamental porque, si no puede explicar el negocio desde un punto de vista financiero, nunca logrará llegar a un acuerdo”.

Errores que cuestan

¿Cuáles son los errores más comunes que cometen los emprendedores cuando inician sus negocios? Para Kevin O’Leary, todos los errores son inaceptables, salvo cuando se cometen por primera vez pues “de él se aprende y nunca vuelve a repetirse. Si un emprendedor comete errores todo el tiempo, lo despido”.

1. Poco valor

Los emprendedores no saben dar el valor real a su negocio. Esto hace que los inversores no lleguen a conocer la magnitud de la idea de negocios y por supuesto, pierdan el interés.

2. Desconocimiento

Uno de los problemas más serios es que muchos emprendedores no conocen a fondo sus números, no entienden bien su negocio –y hasta las complejidades del sector en el que se mueven– y por supuesto, no pueden explicar cómo van a ganar dinero.

3.    Poca claridad

En ocasiones, los emprendedores no pueden explicar de manera concisa sus propuestas de negocios y terminan enredándose. Si una persona no puede exponer con claridad sus planes de negocios en unos pocos minutos, muy posiblemente esté en el lugar equivocado y no obtenga los resultados esperados.

Claves de éxito

Lograr que otros inversionistas ‘compren’ su idea de negocios depende de una buena estructuración y argumentación financiera de la idea y de una presentación efectiva, que asegure el éxito.

Kevin O’Leary explica que después de seis años de realizar el programa, su equipo de trabajo decidió analizar cada una de las presentaciones de los emprendedores que obtuvieron financiación para sus proyectos, a fin de identificar qué aspectos tenían en común. “No me refiero a si el negocio resultó exitoso, sino al contenido de cada presentación y el motivo por el cual recibieron el cheque; es decir, consiguieron dinero”, dice.

Al final de la revisión, descubrieron que los planes de negocios que obtuvieron el visto bueno de los inversionistas tenían tres cosas en común: la primera es que en todos los casos los emprendedores pudieron expresar su idea en 90 segundos o menos. Esto, además de darles concreción a las ideas, permitía confirmar que tenían claro el negocio.

La segunda es que supieron explicar por qué eran las personas correctas para dirigir el negocio, dejaron en claro que tenían la experiencia necesaria para manejarlo y convencieron al jurado de que, además, eran los más indicados para recibir el dinero.

Y el tercer punto es que conocían bien los números de sus planes, explicaron con claridad cuál era su modelo de negocios y dieron una respuesta a todas las preguntas sobre punto de equilibrio, margen bruto, rentabilidad, rentabilidad en el tiempo, tamaño y crecimiento del mercado.

Este último tema, explica este ‘tiburón’, es clave porque es justamente la razón por la que la gente invierte dinero. “Un inversionista no busca hacer planes, lo que intenta es ganar dinero”, asegura O’Leary, quien señala que es vital entender el modelo financiero y saber exactamente lo que ocurrirá si el negocio triunfa.

Lea también: Capacitación para el éxito
                        
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?