| 3/3/2017 12:01:00 AM

IBM 650: La primera computadora que llegó a Colombia hace 60 años

Hace 60 años los colombianos apenas se estaban familiarizando con la televisión en sus hogares cuando el término de 'computación' empezó a escucharse. Un hecho partiría la historia en dos.

Un día como hoy 3 de marzo hace 60 años la histórica cervecera Bavaria importó el enorme y pesado IBM 650, considerado el primer computador en llegar al territorio colombiano. Este sería un momento determinante que finalmente marcaría la vida de millones de personas.

La informática en ese entonces en Colombia y en muchas partes en el mundo, era considerada una ciencia oculta y un campo del conocimiento que lograban descifrar muy pocos.

Y es que a diferencia de ahora, las máquinas de ese entonces pesaban toneladas,  no tenían transistores sino tubos de vacío y tampoco contaban con disco duro, ya que para almacenar los flujos de información se utilizaban tarjetas perforadas.

El IBM 650 se lanzó oficialmente al mercado estadounidense en 1953 y al año siguiente la producción llegó a 200 unidades debido a la importante demanda de compañías de todos los sectores que requerían estas máquinas para agilizar sus procesos contables.

Su precio en ese entonces era de unos US$500.000, una cifra tan alta que muchas compañías no podían asumirla y por ello tenían que alquilar la máquina mensualmente para poder cumplir con sus obligaciones.

Foto: Getty/IBM 650

Lo invitamos a leer: América Latina sí produce tecnología: Estas son las millonarias cifras del negocio

Bavaria fue la compañía pionera en el uso de la computación en el país, Sin embargo con el pasar de los años varias empresas se sumaron a esa tendencia que marcaría el rumbo de la economía digital, según lo recuerda Semana en un viejo informe conmemorativo.

Justamente, Empresas Públicas de Medellín, Ecopetrol y Coletejer adquirieron este mismo modelo de computadora con el objetivo de aumentar su competitividad, ahorrar tiempo y, por su puesto, obtener mayores ingresos.  

Un poco más tarde, se empezaron a popularizar las máquinas dotadas con transistores y Fabricato, la firma colombiana que manufactura telas desde hace más de 90 años, fue la primera en adquirir uno de estos modelos, el IBM 1401.

Foto: Getty/la computación a mediados del siglo XX

La adopción tecnológica en el país se extendió gracias a los esfuerzos de las universidades y también de empresarios como Manuel Dávila e Iván Obregón, quienes en la década del 80 crearon la importadora de microcomputadoras Microtek.

A lo largo de esa década, en pleno auge de la cultura pop, la música sintetizada y el cubo rubik, empresas como Apple, NEC, HP, Texas Instruments e IBM establecieron sus representaciones comerciales en el país.

Fue así que la digitalización empezó a extenderse a otras organizaciones del país como Jorge Barón Televisión, Supermercados Pomona, Viajes Oganessof, Rica Rondo e Inpahu.

Sin embargo, fue hasta 1995 cuando por fin empezaría a democratizarse de cierta forma la computación gracias a la caída de los precios de las máquinas y la llegada del internet al país.

Recomendado: Ausencia de empresas en internet no es cuestión de dinero, sino de desinformación

Hoy la realidad es muy distinta, ya que los colombianos ahora no solo tienen acceso a los computadores sino también a un sin número de plataformas digitales como teléfonos inteligentes y tabletas que les permiten estar conectados en todo momento.

De hecho para el año 2015, el 45,5% de los hogares tenía por lo menos un computador de escritorio, portátil o tableta. Además, en el 95,6% de los hogares al menos una persona tenía un teléfono celular, mientras que en 2014 la proporción fue de 95,3%.

De otro lado, Informe Trimestral del sector del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia (MinTIC), muestra que el número de conexiones a internet en Colombia aumentó 23,3% entre julio y septiembre de del 2016 con respecto al mismo período de 2015.

Además, entre septiembre del 2015 y el mismo mes del 2016 se registró el mayor aumento de conexiones a internet en el país en dos años pues se llegó a 15,1 millones de suscripciones.

Mientras que en materia de telefonía móvil, el informe revela que al cierre del tercer trimestre del 2016, había 1,2 líneas celulares por cada colombiano, para un total de 58,5 millones. La cifra creció 4% con respecto al mismo periodo del 2015, es decir que en septiembre había 2,3 millones de líneas nuevas.

Lea también: Internacionalización, innovación y productividad: Retos de las mipymes en 2017

La mayoría de los abonados tienen un servicio prepago, con 79,56% de las líneas; mientras que 20,44% está en la categoría pospago. Esta proporción se ha mantenido estable a lo largo del tiempo.

Por el lado de IBM, la compañía pionera en el desarrollo de computadores en Colombia, las cosas también han cambiado bastante desde ese entonces pues de las pesadas máquinas pasó al desarrollo de sistemas inteligentes como Watson, que están revolucionando la vida de los seres humanos.

Esta solución tecnológica es capaz de analizar las tendencias del mercado para saber si es bueno o no invertir en un determinado momento o dar pistas a los médicos sobre el tratamiento que debería aplicarse a una persona con cáncer.

Uno de los primeros desarrollos tecnológicos de ese tipo fue el Deep Blue, un ordenador que se hizo famoso en 1997 por haberle ganado una partida de ajedrez al ruso Gary Kaspárov, campeón de esa categoría durante varios años.

La relación entre hombre y máquina parece haber cambiado desde ese entonces. El objetivo dejó ser la competencia, ahora surge la necesidad de sacarle provecho a la tecnología y fortalecer los distintos sectores económicos con herramientas como el big data y la computación cognitiva.

Le podría interesar: Conexiones a internet aumentaron 23,3% en Colombia al cierre de 2016

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.