| 6/24/2016 3:35:00 PM

Koombea, emprendimiento desde Colombia para Silicon Valley

La firma de este colombiano graduado del Embry-Riddle Aeronautical University en Estados Unidos es experta en ayudar a las compañías a saltar al mundo web y móvil con productos digitales que sostienen un nuevo negocio.

La experiencia alcanzada por Jonathan Tarud como ingeniero espacial en el programa del Boeing 787 en Seattle, Estados Unidos, lo llevó a tomar la decisión de empacar la maleta y regresar a Colombia para embarcarse en la creación de su propio negocio y en la consecución de un sueño llamado Koombea.

Reconoce que al comienzo todo fue bien complicado y que, con sus ahorros, logró instalar la primera oficina en 2007 en su natal Barranquilla. “Las primeras nóminas me tocó pagarlas con mis recursos”. Fue un gran esfuerzo que más adelante se vería muy recompensado.

La firma de este graduado del Embry-Riddle Aeronautical University en Estados Unidos es experta en ayudar a las compañías a saltar al mundo web y móvil con productos digitales que sostienen un nuevo negocio.

“Nuestra labor es diseñar para nuestros clientes una estrategia de productos digitales y ejecutar su desarrollo”, explica Tarud, cuyas innovaciones lo hicieron pasar de Silicon Valley a tener entre sus clientes a compañías listadas en Fortune 500.

El reconocimiento y calificación en el mundo digital de Koombea, además del volumen de clientes, la obligaron a abrir oficinas en San Francisco, Chicago, Nueva York y Miami.

El salto

Seis meses después de abrir su empresa, recibió la llamada de 3jam, que se convertiría en su primer cliente en Estados Unidos. Los contrató para producir un sistema de triangulación de mensajes de texto. “Lo que hicimos fue crear una aplicación web con la que se pudieran mantener conversaciones entre tres personas a través de los dispositivos móviles y también en la página web de 3jam”, explica. 

Todo sucedió en una época donde no existían los smartphones y a partir de entonces el trabajo de Tarud y sus desarrolladores disparó el uso de esta plataforma que fue adquirida posteriormente por Skype. Con la creación de esta innovación, se pusieron en la mira del mercado.

Koombea –una transcripción fonética de cumbia al inglés– se ha dado el lujo de tener más de diez clientes que han sido adquiridos por Google, Facebook, Skype, Motorola Solutions y DemandForce, entre otras. 

Lo que terminó de consolidar a Tarud y su grupo fue ganar, en 2009, la competencia global Rails Rumble en la que usaron Ruby on Rails-RoR para desarrollar aplicaciones web.

Sin recibir inversión extranjera, Koombea ha crecido año tras año con su propio capital, cuenta su creador. Hoy tiene más de 90 profesionales y ha trabajado con clientes en los cinco continentes. Más del 90% de sus ventas actuales provienen de fuera de Colombia.

“La innovación no es un destino, sino un camino que deben recorrer las compañías que quieren ganarse un espacio en la vida de los consumidores actuales que viven y respiran tecnología”, afirma este enamorado del Atlético Junior.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?