| 6/24/2016 4:22:00 PM

F&M, emprendimiento de éxito en facturación electrónica

Cuenta con clientes como Davivienda, Apple, Cemex, General Motors y Tigo, entre otros, y realiza además operaciones en Ecuador. Este movimiento le permite tener ingresos por $900 millones anuales y crecer 200% por temporada.

A Óscar Moreno la ilusión de ser independiente le llegó a su cabeza cuando completó cinco años como gerente del Departamento de Seguridad Informática de la consultora Deloitte en México.

Fue en ese momento cuando entendió que ya conocía todos los secretos de la industria de la factura electrónica, muy desarrollada por ese entonces en territorio azteca y en otros lugares como Chile, y que era el tiempo perfecto para emprender.

En 2008 fundó, junto con Freddy Moreno, la firma F&M, proveedor de factura electrónica. El año pasado movió más de $2,5 billones en su plataforma eBILL-www.facturaenlinea.co, en los servicios de emisión o recepción de facturas y documentos asociados.

“Hoy somos sinónimo de validez jurídica en la nube, ya que permite convertir cualquier documento físico con firmas y/o sellos en un documento electrónico con validez”, dice este ingeniero de sistemas de la Universidad Nacional de Colombia.

Cuenta con clientes como Davivienda, Apple, Cemex, General Motors y Tigo, entre otros, y realiza además operaciones en Ecuador. Este movimiento le permite tener ingresos por $900 millones anuales y crecer 200% por temporada.

En 2012 recibió $200 millones de Colciencias al ser uno de los diez proyectos más innovadores del país. Esta inyección económica les permitió iniciar un proceso de crecimiento orgánico.

“En una década tenemos que ser una de las empresas más relevantes en el tratamiento seguro de documentos electrónicos en Colombia”, sentencia su creador.

Lea también: Koombea, emprendimiento desde Colombia para Silicon Valley

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?