| 4/23/2017 12:01:00 AM

Escala Educación, el emprendimiento que le apuesta a la educación superior

El ahorro programado de los trabajadores de clase media puede garantizarle el sueño de la educación superior a sus hijos, llevando así el progreso a sus hogares.

Ocho empresas nacionales están asociadas con Escala Educación para que 230 de sus empleados puedan ahorrar desde $25.000 mensuales que se descuentan de sus pagos de nómina y se destinen a una cuenta de fiducia, desde la cual más adelante se realizarán los pagos de matrícula universitaria de sus hijos.

Para promover el ahorro de sus empleados y la permanencia en las empresas, estas ofrecen sumarle a sus empleados hasta el 100% del monto que ahorraron, para duplicar el valor que podrán pagar al momento de utilizar sus recursos en la educación superior de los hijos.

Los ahorradores reciben además descuentos de hasta 70% en el valor de la matrícula en 32 universidades en Medellín, Bogotá y Cartagena. Sin embargo, Escala planea expandirse en los próximos años para aumentar la cobertura nacional.

Jonathan Duarte, uno de los creadores de Escala Educación, explica que de los 320 ahorradores iniciales, cerca del 60% reciben salarios mensuales de menos de un millón de pesos y otro 30% recibe entre uno y dos millones de pesos. Además, cerca de la mitad no tienen estudios superiores y por eso entienden la importancia de que sus hijos logren ingresar a una universidad.

Recomendado: Corte reitera que universidades no pueden sacar alumnos que no paguen

En promedio, estos trabajadores ahorran $80.000 mensuales y en marzo de este año, entre las 230 cuentas, ya sumaban $150 millones con un promedio por cada uno de entre $600.000 y $700.000, que un año atrás muy posiblemente ni siquiera estaban en el sistema financiero y eran destinados a gastos cotidianos de los hogares.

Además del ahorro, los aportes adicionales de las empresas y los descuentos en las universidades, Escala les ofrece a sus ahorradores una orientación vocacional para sus hijos.

Una de las preocupaciones de Duarte y sus socias es que “al menos el 70% de los colombianos que se gradúan no están contentos con lo que estudiaron y no trabajan en eso” y al crear el programa les sorprendió que “la mitad de los clientes solo llegaron hasta el bachillerato entonces ellos saben que la educación superior es muy importante, pero no saben cómo apoyar a sus hijos. Sus hijos llegan con dudas sobre los programas profesionales y ellos no pueden ayudarles”, señaló el fundador y gerente de Escala Educación.

Por eso añadieron a su oferta una escuela para padres ahorradores si sus hijos aún son muy pequeños, en la que les enseñan cómo orientar a sus hijos en lo que les gusta y resolver sus dudas, cuáles son las carreras que tendrán más viabilidad en el futuro y las diferencias entre las diferentes categorías de educación superior.

Cuando los futuros estudiantes universitarios llegan a noveno grado, reciben preparación para la prueba Saber 11, exámenes actitudinales, visitas a universidades y semilleros. Además cuentan con una línea telefónica de orientación.

Puede interesarle: El top de las ciudades con las mejores condiciones para estudiantes

Cuando los hijos de los ahorradores ya están estudiando, reciben con mentorías, educación alrededor de habilidades blandas, acceso a auxilios de manutención e información sobre convocatorias de becas para idiomas y otros estudios.

Escala también se encarga de pagar directamente a la universidad las matrículas de sus afiliados, para evitar que los clientes hagan los trámites. “Esto también asegura que el dinero realmente se destine a educación”, destaca Duarte y agrega que entre diciembre del año pasado y enero de este año, se pagaron 18 matrículas para este primer semestre, todas para programas de pregrado.

La historia Escala y sus afiliados

Escala nació como la idea de tres colombianos estudiantes de maestrías en Boston, en septiembre del 2015 inició la estructuración de proyecto y en mayo del 2016 se lanzó comercialmente.

Jonathan, Juliana Uribe y Andrea Echavarría  notaron que en Colombia la mitad de la población se queda sin educación superior por acceso, pues en las universidades públicas dependiendo del programa apenas entre el 5% y el 20% de los aspirantes logran entrar y los demás deben ingresar a las universidades privadas, que son mucho más costosas y los esquemas de financiación no siempre son los mejores. Además, de los que sí logran ingresar, la mitad desertan por condiciones económicas.

“Queríamos ser el equivalente del seguro educativo pero para la clase media, que normalmente es para la clase alta que puede pagar una prima bastante alta” señala Duarte.

Con esa idea hicieron una primera ronda en octubre del 2015 en busca de financiación, que les dejó un total de inversiones por $500 millones. De ahí salieron a validar su proyecto y cuando encontraron posibles clientes interesados, realizaron otra ronda que les dejó $1.300 millones de ángeles inversionistas, liderada por dos grandes fondos de emprendedores en el país.

Escala también ganó el premio Catalyst Fund, fue el único proyecto colombiano en ganarlo, y a cambio recibió $300 millones.

Lea también: ¿Cuántos doctores gradúa Colombia en comparación con el resto del mundo?

Ya con los recursos, Auteco aceptó llevar a cabo el piloto del programa. “y por eso también la empresa está en Medellín pero ahora también estamos haciendo cosas en Bogotá. Sin ese respaldo no habríamos podido lanzar”, dice Duarte.

A las universidad llegan usualmente por la vicepresidencia de administración, pues las universidades ya arman acuerdos con empresas. Esto les permite pedir inicialmente el descuento mínimo de 10% y de ahí les hablan de las “sillas vacías”.

“Es ver la universidad en qué momento tiene menos estudiantes y que podamos tener estudiantes para esas sillas. Normalmente resulta siendo la jornada de la media mañana y media tarde porque a mucha gente le toca estudiar y trabajar al mismo tiempo entonces ahí pedimos descuentos de 20% a 30% para atraer estudiantes a esas jornadas”, explica el gerente de Escala.

En el programa hay varios casos de ahorradores destacados. Están los padres que ahorran desde que sus hijos tienen apenas unos meses de vida y así aumentan las oportunidades que tendrán en el futuro, quienes logran ahorrar hasta $700.000 mensuales y el de una señora en Cartagena que con un salario de $800.000, pero con la garantía de que su empresa le suma el 100% de lo ahorrado a la hora de pagar la matrícula de su hija.

Esta madre orgullosa señala que “a la niña la vamos a sacar adelante y vamos a hacer sacrificios, en la casa no se come carne. Comemos arroz y fríjoles hasta que la niña salga adelante”.

Recomendado: ¿Cuáles son las 10 universidades que dominan en Latinoamérica?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 523

PORTADA

¿Cómo llegó Jeff Bezos a convertirse en el hombre más rico del mundo?

Jeff Bezos, el fundador de Amazon, llegó a ser temporalmente el hombre más rico del mundo, lugar al que volverá más pronto que tarde. ¿Cómo lo logró?