| 4/20/2017 12:02:00 AM

Revolucionario modelo garantiza la supervivencia del 80% de los negocios

Luego de trabajar en varios proyectos de desarrollo económico en África en la década del 70, el italiano Ernesto Sirolli concluyó que el principio de la ayuda no es la caridad sino respetar a las comunidades, escucharlas y acompañarlas para que encuentren sus verdaderas pasiones.

Sirrolli, doctor en ciencias políticas de la universidad de Roma (Italia), trabajó varios años de su juventud en proyectos de cooperación técnica en países como Zambia, Kenia, Costa de Marfil, Argelia y Somalia.

Allí tuvo una revelación.

Luego de vivir en ese territorio y comprender parte de la compleja realidad de esos pueblos, el Dr. Sirolli identificó que la visión paternalista de las naciones desarrolladas les estaba haciendo mucho daño a las comunidades a las cuales supuestamente beneficiaban.

Y es que según lo explicó Ernesto Sirrolli en una entrevista concedida a Dinero durante su más reciente visita al país, la mayoría de proyectos de desarrollo económico que se basan en el asistencialismo fracasan porque no existe una convicción real por parte de las comunidades.

Recomendado: El ADN de los emprendedores colombianos: ¿Qué los caracteriza?

El experto es bastante crítico frente al tema puesto que afirma que este tipo de iniciativas funcionan mientras el dinero circula, sin embargo, una vez esta ayuda finaliza, toda la buena voluntad se va al piso por falta de motivación.

Fue así que en 1985 el Dr. Sirolli puso en marcha el proyecto “Esperance’ en una pequeña comunidad rural del oeste de Australia, en donde buscaba fomentar el desarrollo económico a partir del aprovechamiento de la pasión, la determinación, la inteligencia y el talento de las personas.

Foto: Ernesto Sirolli en uno de los talleres en Colombia

Los resultados de este proyecto fueron tan exitosos que la metodología fue replicada por más de 350 comunidades alrededor del mundo.

Del mismo modo, esta iniciativa inspiró al italiano a fundar en 1995 el Instituto Sirolli, una organización que fomenta el emprendimiento y la innovación a través de un novedoso sistema de “facilitación“.

Según lo explicó el Dr. Sirolli se trata de una metodología personalizada por medio de la cual ayudan a las personas de todo el mundo a identificar sus verdaderas pasiones. 

Esta tarea se realiza de forma personalizada y sin emitir ningún tipo de juicio de valor sobre la idea de negocio que tiene el emprendedor.

Contenido relacionado: Los ‘ángeles’ que le resuelven el problema de la financiación a los emprendedores

De este modo, ayudan a las personas a diseñar un plan estratégico para acceder a diversas formas de financiación y obtener los recursos que muchas veces tienen otros miembros de la comunidad, ya que el programa no contempla la entrega de capital semillla.

La fórmula se resume en sentarse, callar y escuchar a las personas para que ellas liberen todos sus pensamientos y lleguen a comprender por sus mismos medios lo que verdaderamente los motiva en la vida y lo que necesitan para lograrlo.

La tarea, que en un principio fue realizada personalmente por Ernesto en varias de las comunidades, ahora es replicada por cientos de los llamados ‘facilitadores” del Instituto Sirolli que se han convertido en la mano derecha de los emprendedores.

Los facilitadores son personas de la misma comunidad que han sido seleccionadas y entrenadas en un lapso de 12 meses por el mismo Instituto Sirolli para que acompañen a los emprendedores constituidos o futuros en su camino.

Estas personas en la mayoría de los casos han tenido su propia experiencia de negocio y han fracasado en algunos de los proyectos que han emprendido. Gracias a ello tienen las herramientas necesarias para entender las preocupaciones y miedos reales de las personas que inician este nuevo camino.

A diferencia de las incubadores o aceleradores  de ‘startups’ donde hay un panel de expertos que juzga la viabilidad del negocio, los facilitadores del Instituto Sirolli no le dicen a los emprendedores lo que tienen que hacer y mucho menos los motivan a hacerlo, ya que todo parte de la pasión que tengan las personas.

Esta organización se convierte en un puente que conecta gratuitamente a los emprendedores con sus sueños, por lo cual gran parte del éxito del proceso depende de la voluntad y del ímpetu de la gente.

Otro de los componentes importantes del modelo es el ‘Comité de Recursos’, una reunión que se da al interior de las comunidades luego de que el facilitador se ha sentado personalmente con el emprendedor a identificar su ‘motor’ de vida y ‘liberar’ la idea de negocio que tiene en la mente.

Visite: Los seis negocios ‘a seguir‘ liderados por mujeres emprendedoras colombianas

A dichas reuniones mensuales van personas voluntarias e interesadas en el tema con el objetivo de escuchar a los emprendedores y ayudarlos a resolver sus principales necesidades por medio de un modelo asociativo.

Es así que en estas reuniones llegan a establecerse alianzas, apoyos financieros y hasta soporte profesional por parte de los mismos miembros de la comunidad en sectores como el agrícola, el turismo, producción de cosméticos, entre otros.

Le mejor, es que en el ‘Comité de Recursos’ no se decide si el producto presentado por emprendedor es bueno o no, ya que la premisa de la organización es que el mercado se manifieste a través de las ventas.

Pasión colombiana

Más de 320 comunidades beneficiadas y por lo menos 55.000 emprendimientos creados alrededor del mundo gracias a esta metodología, son las principales cartas de presentación del Instituto Sirolli en Colombia.

De la mano del Dr. Sirolli y el equipo de trabajo conformado por Felipe Herrera (Master trainer en la metodología para America Latina) y Felipe Gómez (socio para proyectos Sirolli en América Latina), la organización comenzó sus operaciones hace más de un año en Colombia y por ahora se concentra en unos frentes puntuales.

Con el apoyo de varias multinacionales, los encargados de esta iniciativa han desarrollado varios proyectos de emprendimiento en los municipios de Jericó (Antioquia), San Luis (Tolima) y en el sur del departamento del Huila.

Le puede interesar: La historia de éxito empresarial detrás del Chocoramo

Unos 270 emprendedores ya han culminado su proceso y varios otros continúan desarrollando sus ideas de negocios en distintos sectores de la economía desde sus poblaciones.

La expectativa de todos estos empresarios está en un nivel muy alto si se tiene en cuenta que el 80% de los emprendedores que pasan por el Instituto Sirolli sobreviven después del quinto año de operaciones.

Esta cifra es un hito para la realidad colombiana en donde al primer año de operaciones solo sobrevive el 55% de los negocios y para el cuarto solo queda el 23%, según un informe de la Fundación Bavaria, la universidad del Rosario y el Grupo Sura.

El mismo Ernesto considera que el país tiene grandes oportunidades de crecimiento si le apuesta al emprendimiento y la innovación en un contexto de paz.

Por ello, considera que es fundamental escuchar y sobre todo brindarles todo el soporte a las personas que salen del conflicto armado para que pueda florecer toda su creatividad.

Para el fundador del Instituto Sirolli ahora es más fácil que un emprendedor tenga éxito y encuentre las herramientas necesarias para crecer, dado que en el mundo interconectado es más fácil que las ideas brillantes sean descubiertas.

En Dinero lo invitamos a leer: Tres plataformas de crowdfunding para financiar proyectos

En este sentido, les recomienda a los emprendedores colombianos y de todo el mundo que no pretendan sacar un adelante un negocio solos ya que ni quisiera Bill Gates, Steve Jobs o Richard Branson han podido hacerlo.

El experto italiano considera que las mejores ‘startups’ del mundo están compuestas por tres fichas clave. La persona que lanza el producto al mundo, aquel que lo sabe comercializar y otro que maneja los números del negocio.

Además de este consejo, Ernesto Sirolli invita a aquellos que quieren hacer un negocio a rodearse de personas que tengan el mismo sueño y sobre todo tener mucha pasión y determinación para no desistir a pesar de los inevitables obstáculos que aparezcan en el camino.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.