| 12/15/2016 9:12:00 AM

Excombatientes de Farc y Ejército ahora están unidos por el emprendimiento

La organización Recuperación Medioambiental por la Paz (REMAPAZ) es un emprendimiento fundado por exmilitantes de las Farc y del Ejército colombiano a finales de 2014 en la ciudad de Villavicencio que demuestra que la paz se puede hacer generando empresa y trabajando por el país.

Esta compañía se dedica a prolongar la vida útil de las llantas usadas convirtiéndolas artesanalmente en productos de jardinería, decoración, diversión y muebles para el hogar.

La idea surgió cuando uno de los socios fundadores, que trabajaba para una compañía de hidrocarburos, se dio cuenta de lo difícil que era encontrar un lugar donde depositar las llantas usadas pues nadie se las recibía.

Conscientes del daño medioambiental que causa abandonarlas en cualquier lugar, surge la idea de darle un uso artesanal. Para ello, el equipo de emprendedores se encarga de recoger el material, así como de desinfectarlo, procesarlo y armar artículos útiles con un terminado de pintura e impermeabilizantes.

Lea también: Emprendedores colombianos están esperanzados con la paz y respaldan el acuerdo

Detrás de este emprendimiento está Néstor Orlando Garzón, un bogotano que se crió en la zona 19 “Ciudad Bolívar” y que se enlistó en el ejército desde muy joven, en donde llegó a ocupar el cargo de suboficial.

Junto al militar retirado está el emprendedor huilense Orlando Ordoñez, desmovilizado de la guerrilla de las Farc luego de someterse a los planes del Gobierno Nacional a través del programa Agencia Colombiana para la Reintegración.

Tras conocerse en medio del conflicto por cuestiones de su trabajo, este dúo de emprendedores entabló una relación de amistad y familiar, ya que Néstor es padrino de bautismo del hijo menor de Orlando.

Lea también: Sin conflicto, los recursos que se ahorran en la guerra impulsarían la innovación

Luego de que ambos se quedaron sin trabajo por distintas razones, decidieron ingeniar una idea para resolver un problema medioambiental y a la vez contribuir con la reinserción de los excombatientes.

Es así que en octubre de 2014 inciaron con la investigación, capacitación y  participación en el evento PeaceStartup en Villavicencio (META), en donde edificaron las bases de la firma REMAPAZ.

En la actualidad el equipo de trabajo está conformado por desmovilizados de grupos armados ilegales, exfuncionarios de la fuerza pública (legal), víctimas del conflicto, madres cabeza de familia en condición de desplazamiento y personas del común.

Los empresarios explicaron que el conflicto armado en Colombia “ha dejado un alto número de víctimas en todas las edades, regiones y clases sociales”, aspecto que “tiene a muchas personas en condiciones de vulnerabilidad”.

Remapaz, pretende involucrar en el proyecto a aquellas personas que cumplan con el perfil y deseen tener una vida digna saliendo adelante mediante el trabajo en equipo (…) demostramos con hechos y mediante el ejemplo la verdadera reconciliación y paz, explican.

Actualmente, el emprendimiento de base social opera en los principales municipios del departamento del Meta y sus principales clientes son los propietarios de fincas, haciendas y viviendas.

Lea también: "Todo el mundo habla de innovación pero casi nadie la aplica", dice experto

Este dúo de emprendedores no tiene límites y planean desde ya su expansión a departamentos estratégicos como Cundinamarca, Antioquia, Valle del Cauca, Atlántico, Bucaramanga e Ibagué.

Hemos trabajado con escasos recursos económicos, pasando dificultades en las locaciones, pero esto es lo que nos fortalece cada día para seguir adelante, porque nos enamoramos cada día más de Remapaz”, reiteran.

Lea también: Top de las economías más innovadoras del mundo en el 2016

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?