| 2/11/2016 12:01:00 AM

¿Tiene futuro la factura electrónica?

Entre las compañías que han adoptado esta tecnología en Colombia están Virgin Mobile, Gas Natural, Terpel y Falabella, entre otras.

El Gobierno Nacional le apostó a implementar la factura electrónica como mecanismo para luchar contra la evasión en el IVA y facilitar el comercio en Colombia. ¿Funcionará la estrategia?

El Gobierno Nacional reglamentó la factura electrónica, mediante el decreto 2242 del pasado 24 de noviembre. En la norma fueron establecidas los requisitos para que más empresas empiecen a utilizar este recurso.

Se trata de un sistema informático avalado por las autoridades que permite que tanto quienes generan facturas como los compradores puedan cerrar sus transacciones sin la necesidad de expedir factura de papel. Esto hace que la información de las transacciones quede de manera automática a disposición de las autoridades de manera virtual para realizar fiscalización efectiva, especialmente en el caso del IVA.

Por el momento la norma le será aplicada a un grupo de empresas a las que la Dian viene invitando para iniciar la fase inicial del proyecto. La meta es que en los próximos años, la mayoría de comerciantes expida factura electrónica.

Según Héctor José García, gerente general de Certicámara, sobre “el tema de la factura electrónica todavía hay mucho desconocimiento y preocupación, por el impacto que podría tener para los empresarios”. Certicámara es una de las compañías proveedoras de la tecnología de factura electrónica.

Lea también: Colombia le apuesta a las facturas electrónicas para optimizar las transacciones

Según él, la factura electrónica antes que complicarles la vida a los empresarios o a los consumidores, facilita las operaciones y el control fiscal por parte de las autoridades. En el caso de Certicámara, empresa filial de la Cámara de Comercio de Bogotá, ya cuenta con 120 clientes, que son empresas que realizan hoy su facturación mediante herramientas tecnológicas. Estas compañías se han adelantado y ya llevan ventaja respecto del resto de firmas, pues el marco regulatorio está recién expedido. Certicámara es la responsable de que estas empresas expidan unas 80.000 facturas electrónicas mensuales. Entre las compañías que han adoptado esta tecnología en Colombia están  Virgin Mobile, Gas Natural, Terpel y Falabella, entre otras.

García explicó que en otros países, la experiencia con la factura electrónica ha sido muy favorable, pues, por ejemplo, Chile pasó en una década de tener cero incidencia de la factura electrónica a contar con el 89% de las empresas facturando por esta vía.

“Tiene muchas ventajas: la emisión y recepción es rápida, pues se da por vía electrónica, el recaudo se agiliza, pues hoy, para los proveedores, hay muchos trámites para radicar y cobrar, lo que hace que el pago de una factura se demore más. Adicionalmente, para la autoridad es un medio para fortalecer la lucha contra la evasión”, explicó.

Otras de las ventajas, es que ayuda a profundizar el mercado del factoring, que sirve para que las pequeñas empresas se financien en el mercado secundario con las facturas que les adeudan, pues se convierte en títulos valores inmaterializados que pueden ser vendidos a descuento.

Al respecto, el director de la Dian, Santiago Rojas, había anunciado el año pasado, durante una entrevista a Dinero, la estrategia de implementación de la factura electrónica. Según el funcionario, una de las razones de esta estrategia es que la evasión en el IVA alcanza hoy en Colombia el 22%. La meta que se ha propuesto el Gobierno es reducir esto a la mitad en los próximos 4 años y esto sería posible con estas nuevas formas de control.

Poner en marcha la factura electrónica apunta a que sea más fácil para la autoridad tributaria fiscalizar la liquidación de este impuesto y así detectar fisuras en el recaudo. Actualmente la Dian está invitando a un grupo de grandes empresas para que se conforme el proyecto piloto de la factura electrónica. La meta es lograr reclutar unas 25 compañías en esta primera fase.

Las metas para el Gobierno son ambiciosas, pues se busca que la mayor parte del aparato productivo colombiano utilice esta forma de facturación. La novedad es que el decreto que reglamentó la factura, señala que en el caso de micro y pequeñas empresas, la Dian deberá ofrecer la infraestructura para que puedan meterse en este proyecto.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.