| 12/25/2016 12:01:00 AM

Israel, cuna de la nueva generación de emprendedores de talla mundial

Israel, una nación de unos 8,3 millones de habitantes cuyos orígenes modernos se remontan a la mitad del siglo XX, se ha consolidado como uno de los principales centros de innovación y emprendimiento a nivel global a pesar de estar situada en una zona con difíciles condiciones ambientales.

Con una inversión en investigación y desarrollo equivalente al 4,1% de su Producto Interno Bruto (PIB), Israel se erige como un semillero de científicos y emprendedores exitosos en Oriente Próximo.

De hecho Tel Aviv, considerada una de las ciudades más importantes de Israel, fue catalogada como una de las más sólidas en materia de emprendimiento e innovación en el informe The Global Startup Ecosystem 2015.

En dicha clasificación, realizada por la firma Compass, Tel Aviv comparte el puesto de honor con urbes estadounidenses como Silicon Valley, Nueva York, Los Ángeles y Boston.

Y es que el valor del ecosistema de la innovación de Tel Aviv es de por lo menos US$46.000 millones, gracias a la importante dinámica de las 4.500 empresas innovadoras que operan allí.

Lea también: ¿Qué puede aprender Colombia de la experiencia alemana en materia de ciencia y tecnología?

El embajador de Israel en Colombia, Marco Sermoneta, explicó en una entrevista concedida a Dinero que una de las claves de éxito de su país ha sido la decidida inversión en áreas estratégicas como la educación.

Esto se suma a la mentalidad que históricamente ha tenido el pueblo de Israel, el cual se caracteriza por ‘pensar fuera de la caja’ y su decisión para asumir cualquier reto con la premisa de encontrar una solución.

“Desde pequeños los israelíes están acostumbrados a no aceptar todo por lo que es, sino buscar otras soluciones. Nosotros somos un país sin petróleo, sin agua y hemos podido cultivar vegetales en el desierto”, destacó el embajador Sermoneta.

Muestra del espíritu innovador de los israelíes, es que actualmente ese país contrarresta la falta del recurso hídrico con la reutilización del 86% de sus aguas residuales, lo que supone el nivel más alto del mundo.

Foto: Embajador de Israel en Colombia, Marco Sermoneta

El embajador Marco Sermoneta destacó además que desde la década de los 60 su país ha sido conciente del potencial de la energía solar, razón por la cual la legislación ha establecido que deben haber paneles o refractores en los techos de cada edificio.

La clave de éxito de esa nación en materia de emprendimiento e innovación se resume, según el embajador, en “siempre estar buscando nuevas soluciones para problemas conocidos, ser un poco atrevidos (en materia intelectual) y nunca dejarse intimidar o tener miedo a fallar”.

Lea también: ¿Qué tanto avanzó Colombia este año en ciencia, tecnología e innovación?

“No se puede lograr un éxito si uno no acepta que hay un proceso, que a veces está sembrado de pequeños fallos”, destacó el embajador, al explicar que para alcanzar la innovación es necesario implementar políticas de largo plazo.

En este sentido manifestó que a pesar de los enormes desafíos “es muy alentador ver qué pasa en Colombia”, dado que el país le está apuntando al emprendimiento y la innovación con una interesante dinámica.

“Creo que en el posconflicto la innovación va a tener un rol importante, creemos en Colombia y que lo puede lograr”, argumentó el embajador Sermoneta, quien además destaca el papel fundamental que jugarán entidades como INNpulsa en ese escenario.

Lea también: Corea del Sur, una nación que resurgió de las cenizas para convertirse en potencia mundial

Un socio estratégico

El embajador israelí se mostró optimista con respecto a la posibilidad de que Colombia se pueda convertir en socio estratégico de su país en el desarrollo de innovación en campos como la tecnología.

De hecho, el embajador Sermoneta espera que con la puesta en marcha del TLC entre ambos países e tamaño del comercio, que se calcula en los US$500 millones, pueda crecer sustancialmente gracias a la contribución de dicha industria.

Aunque también visualiza grandes oportunidades en sectores como el agrícola, pues en Israel varios de los productos colombianos son considerados exóticos o interesantes como la piña, aguacate, yuca y otros frutos.

Lea también: Los departamentos colombianos en los que la innovación aún no florece

Vale la pena recordar que hace tan solo un par de semanas la firma israelí Agronegocio y la Gobernación de Antoquia pactaron una inversión de casi US$73 millones para establecer un proyecto agrícola en la región.

Con socios del sector privado van a establecer un proyecto de 60 hectáreas, donde ahí habrá empleo, transferencia de tecnología y un enfoque de género (más del 50% de los empleados van a ser mujeres).

El alto funcionario fue más allá al afirmar que gracias al TLC aumentaría significativamente el número de empresas de ese país que operan en Colombia, al pasar de 50 a unas 100 o 150.

Los referentes mundiales dan muestra de ello, ya que con los países en los que Israel acordó un TLC, el tamaño y volumen total del comercio creció en un 70% en los primeros años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?