| 5/24/2017 9:26:00 AM

Natalia Amado, la brasileña que enamora al país con las recetas de antaño de su tierra

Un sinnúmero de colores, sabores y deliciosos aromas se conjugan para crear la receta perfecta en la cocina de la Brigadeiria Bogotá, un negocio fundado por la emprendedora brasileña Natalia Amado y su esposo colombiano John Marín.

Una historia de amor y emprendimiento derivó en el nacimiento de la Brigadeiria Bogotá, la embajada gastronómica del país de la samba, el fútbol y la alegría en Colombia.

Todo comenzó en Argentina en el año 2010, cuando Natalia Amado y John Marín se conocieron mientras realizaban sus respectivos estudios universitarios en ese país.

Sin embargo la situación económica de esa nación no resultó favorable para la pareja, por lo cual tuvieron que echar para atrás sus planes de vivir allá y cambiar de rumbo a alguna de las dos opciones que tenían: Colombia o Brasil.

Lea también: U-Planner: Emprendedora desarrolla solución para acabar con la deserción universitaria

Fue hasta el 2012 cuando Natalia decidió tomar la decisión de vivir en Colombia, luego de visitar en las fiestas de fin de año a la familia de su enamorado y quedar encantada con la fría Bogotá.

Después de pasar un tiempo recorriendo el país en carro, Natalia realizó la gestión de su visa y luego empezó a trabajar en el Instituto de Cultura Brasil-Colombia (Ibraco), en donde se conectó con varios de sus coterráneos.

Sin embargo, en su mente y en la de su esposo rondaba la idea de crear empresa e innovar con un producto que no se comercializara a nivel local. Fue así como llegaron al mundo de los brigadeiros.

Este es un dulce típico de Brasil, que como lo explicó en una entrevista concedida a Dinero la cofundadora de la Brigadeiria Bogotá, Natalia Amado, se prepara en los hogares desde hace muchos años en ocasiones especiales.

Visite: Escala Educación, el emprendimiento que le apuesta a la educación superior

El bigadeiro es un dulce que transmite felicidad, para los brasileños es un insignia, pues es sinónimo de compartir, disfrutar, festividad”, apuntó su coequipero y encargado del diseño de la marca, John Marín.

Foto: Fundadores de la Brigadeiria Bogotá.

Sin embargo el comienzo no fue nada fácil pues Natalia Amado se esforzaba por seguir al pie de la letra la receta del dulce ancestral, preparado con chocolate, leche condensada y otras delicias, pero no salía.

Luego de intentar e intentar y recibir varias capacitaciones de profesionales de la gastronomía, el original brigadeiro brasileño floreció en la cocina de la familia Amado Marín.

Con un capital propio de $20 millones, a lo cual se sumó una inversión de $60 millones en el transcurso de un año, la emprendedora registró su marca ante la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB).

Recomendado: Ponerse el delantal y dar ejemplo, la clave de éxito de Russell Pagán en Dunkin Donuts

Una de las cosas que le sorprendió a Natalia fue la facilidad con la cual pudo realizar ese proceso frente a lo que podría tardar en Brasil, pues según ella en ese país el trámite es mucho más complejo.

“Teníamos un asesor en la CCB (…) registrar la marca es fácil, está muy bien planteado en internet, los trámites no son complicados”, destacó la emprendedora, al explicar que la marca finalmente se formaliza en septiembre de 2015.

Natalia se muestra orgullosa al afirmar que gracias a este producto no solo logran sacarles una sonrisa a los comensales colombianos sino también despertarles miles de recuerdos a los brasileños que migraron un día de su país.

Además, relata que a través de estos sabores de antaño pueden dar a conocer la historia e identidad de Brasil, una nación que cada vez más afianza sus relaciones económicas y culturales con Colombia.

“Yo doy gracias a dios de que estamos en Colombia, en este país me ha ido muy bien, nunca tuve ningún problema, a los colombianos también les gusta mucho Brasil a pesar del Mundial de Fútbol (risas)”, bromeó la emprendedora.

Natalia Amado, la emprendedora brasileña con corazón colombiano, dice en fluido español que el objetivo para este año es poder seguir expandiendo el negocio y por ende su producción, que en la actualidad se calcula entre los 1.000 y los 2.000 brigadeiros a la semana.

Vea también: Alice, el asistente virtual gratuito que conecta a emprendedores con expertos y capital

Actualmente llegan a otras ciudades del país con pedidos puntuales que reciben de consumidores que se han antojado y enamorado del producto con tan solo verlo en su portal web y en las redes sociales.

La idea es ampliar sus canales de comercialización y tener puntos fijos en la capital del país, dado que en la actualidad operan bajo la modalidad de domicilios y en eventos específicos.

Esta necesidad surge a petición de los mismos usuarios, quienes actualmente cuentan con un agradable espacio que acaba de ser inaugurado para disfrutar de este dulce en la sede de la Brigadeiria (Cra. 17# 141-05 / 2º PISO), un rincón de Brasil en el norte de la capital colombiana.

Lo invitamos a leer: El trabajo no tiene que estar atado a un lugar, hay que reinventarse: Michael Dell

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.