| 6/3/2016 12:01:00 AM

Emprendedores colombianos cultivan bichos de exportación

Una pareja de esposos colombianos cultivó un tipo de insecto que tiene la capacidad de combatir a las plagas que afectan principalmente a los cultivos de flores en la Sabana de Bogotá.

Bichopolis es el nombre del emprendimiento fundado en el 2010 por Johanna Martínez y su esposo Alexander Escobar, quienes tienen como propósito cambiar la mentalidad de los agricultores con respecto al uso de químicos en su producción.

Para ello se dedican al cultivo del ácaro depredador, un tipo de insecto microscópico que fue identificado hace más de 30 años en Chile y que se alimenta únicamente de las plagas que arrasan con las plantaciones.

Lo curioso es que su plato predilecto es otro tipo de ácaro conocido como la araña roja (Tetranychus urticae), el cual se ha convertido en el dolor de cabeza de los floricultores del departamento de Cundinamarca.

Lea también: Manizales prevé formar una cultura emprendedora desde las aulas de clase

Por esa razón, se han vuelto los principales clientes de Bichopolis, cuya producción de ácaros depredadores supera el millón a la semana debido a la gran demanda de los cultivadores.

Una de las cartas de presentación de los jóvenes empresarios es la efectividad de sus ácaros a la hora de contrarrestar a las plagas, pues estiman que el porcentaje de efectividad es de entre el 90 y el 100%.

Aunque uno de los factores de innovación no es únicamente el cultivo de los insectos, sino la metodología que aplican para que los productores comprendan de manera sencilla cómo deben aprovecharlos.

Johanna Martínez aseguró en una entrevista concedida a Dinero que, de las 2.500 hectáreas de rosas bajo invernadero que hay en la Sabana de Bogotá, la compañía atiende unas 250. 

Lea también: Emprendedores trabajan en la construcción de un drone 100% colombiano

El objetivo más cercano es poder ampliar la cobertura de la empresa a nivel internacional, pues ya han tenido contacto con inversionistas de países como Canadá, Panamá, Ecuador y Estados Unidos para comenzar con el proceso de exportación.

Ahora, no solo le apuntan a los cultivos de flores sino que también trabajan en el cultivo de nuevas especies de insectos que tengan la capacidad de acabar con diversas clases de plagas.

Martínez comentó que han desarrollado pilotos en cultivos de frambuesa, mora y papaya con resultados muy alentadores, por lo cual es muy probable que el negocio se diversifique. 

A puertas de la expansión internacional, la encargada de Bichopolis recuerda que los inicios de la compañía no fueron fáciles ya que tuvieron que tocar muchas puertas para poder darle vida.

Con un capital semilla de $70 millones y una convicción inamovible, esta pareja de esposos superó todas las barreras y ahora se proyectan con fuerza en la industria agrícola, en donde existen un sinnúmero de oportunidades por descubrir para los emprendedores.

Y es que “a pesar de que este tipo de negocios requieren de muchos recursos en su fase inicial, son muy bien recibidos por parte de las entidades que apoyan el emprendimiento y la innovación en el país”, complementó Martínez.

En su caso, el dúo de emprendedores recibió el soporte de organizaciones como Fundación Bavaria a través del programa ‘Destapa Futuro’, Colciencias, la Gobernación de Cundinamarca, Emprende País, programa de la Fundación Bolívar Davivienda, Innpulsa y la Corporación Ventures.

La clave de éxito, según lo explica Johanna Martínez, es la pasión que sienten por el negocio y la firme convicción de transformar las malas prácticas que afectan la productividad de las plantaciones de todo el país.

Aunque uno de sus mayores deseos es convertir a Colombia, una nación con una arraigada tradición agrícola, en una “potencia” en el desarrollo de soluciones innovadoras para el sector de la mano de la tecnología

“En unos pocos años esta va a ser una herramienta más (cultivo de ácaros), esta práctica se va a integrar a los programas de control de plagas en las fincas. Esa es la meta de nosotros”, concluyó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?