| 11/12/2015 7:00:00 AM

10 casos de éxito de la financiación del emprendimiento en Colombia

Creadores de videojuegos, aplicaciones para buscar empleada doméstica, páginas sobre mascotas y productos ecológicos entre los casos más exitosos de emprendedores que recibieron la mano de fondos de capital.

1. Groncol: Vida para todos 
Los amigos y socios, Pablo Atuesta, Mario España, Juan Rebolledo y Nicolás Borda, siguen cumpliendo un sueño común que germinó en 2009: forrar de naturaleza las ciudades de Colombia.
A través de Groncol, la compañía líder en diseño, han ejecutado parques y diversos proyectos de paisajismo, construcción e instalación de techos y muros verdes en el país.
Con la construcción de más de 180 proyectos y más de 150.000 metros cuadrados no solo vienen cumpliendo con el anhelo de transformar las ciudades grises sino que de paso han logrado desarrollar el mercado local.
Dos datos pueden evidenciar su éxito como innovadores y su ascenso empresarial: para el cierre de este año van a crecer 88% y a registrar ventas aproximadas por $10.500 millones.
Pablo Atuesta, su CEO, reconoce que para Groncol ha sido esencial el aporte de su socio inversionista Fondo de Capital Inversor, al que conocieron a través del programa Emprende País, de la Fundación Bolívar, y hubo interés mutuo, “ya que los dos no solo buscamos beneficios económicos sino también sociales y ambientales”, asegura.
Del mismo modo, Atuesta revela que, junto con los fundadores de Groncol, se buscó un fondo de inversión básicamente por la necesidad de “dar un salto importante en el financiamiento de la compañía” que permitiera implementar proyectos estratégicos para crecer.
Para él, la llegada y permanencia de los fondos permiten que esta sea una compañía estructurada, con una junta directiva “independiente” y con una metodología para tomar decisiones de manera organizada e informada. 
“Esto nos ha llevado a cometer menos errores, a ser una compañía mucho más grande y segura. Hoy somos líderes en nuestra industria y un modelo de emprendimiento para todo tipo de emprendedores. Y ojalá también seamos una inspiración”, dice.
Y seguramente lo son. Porque Groncol les entrega naturaleza a las ciudades. Y eso es vida absolutamente para todos.
2. Piedra angular
PrimeStone diseña software y hardware desde hace 25 años, con el fin de fortalecer su liderazgo en el mercado TIC de Latinoamérica. Recibió inyección de recursos hace dos años.
PrimeStone cobró vida hace un cuarto de siglo, gracias al impulso de su fundador, Juan Ibáñez, quien le sacó provecho a la tesis con la que se graduó de ingeniero electrónico. La firma ha ganado una reputación en el mercado nacional y latinoamericano. En 2013 cerraron una negociación con el Fondo Progresa Capital que les inyectó recursos para proseguir la expansión de esta empresa del sector de la tecnología. La inversión es administrada por Promotora. “Pese a que la estructura financiera de la firma era sana, la necesidad de desarrollar y mejorar productos, fortalecer la estructura organizacional e incrementar la presencia internacional requería de recursos importantes. Buscamos alternativas o socios estratégicos que invirtieran en la compañía para consolidar este plan de desarrollo y expansión”, afirma José Gaviria, presidente y CEO de PrimeStone.
3. Seguridad en línea global
Easy Solutions previene el fraude en compañías de Estados Unidos y otros países del mundo, gracias al apoyo financiero recibido por los inversionistas.
Easy Solutions nació en 2002 como un sueño de sus fundadores, los ingenieros Ricardo Villadiego, Julián Argüelles y Silvia López. Luego de trece años, esta empresa provee tecnologías antifraude en Estados Unidos y otros países. Sus ingresos crecen a más de 150% anual. Esta expansión ha sido posible con el apoyo financiero de terceros. En 2007, la empresa participó en la primera ronda en el país que les permitió recibir US$3,2 millones de parte del Fondo Promotora. Tres años más tarde, Medina Capital les inyectó US$11 millones, recursos que, según cuenta Ricardo Villadiego, CEO y fundador de la compañía, les permitió llegar a mercados en otras latitudes.
“Las inversiones nos han dado la posibilidad de acelerar ese crecimiento. Así que sin estas habríamos tardado más en estar donde estamos hoy”, explica.
4. El arte de cautivar
Fluvip es especialista en marketing de influencia. La compañía ha recibido inversiones por más de US$2,5 millones.
El argentino Sebastián Jasminoy, un emprendedor tecnológico que vive en Colombia desde 2011, es el responsable directo de Fluvip, la empresa de innovación que conecta las marcas con los influencers más relevantes de cada país.
“Hoy contamos con más de 40.000 influencers en toda la región, desde celebridades o destacados deportistas hasta ciudadanos que validan experiencias en sus redes sociales”, declara.
Según el creador de Fluvip, el marketing de influencia es la industria que más está creciendo en la publicidad digital. “Nosotros tenemos un diferencial tecnológico que es contundente y en el que hemos venido invirtiendo desde hace varios años”.
Con esta estrategia, hoy registran más de 600 clientes en la región del tamaño de Coca-Cola, Sony, DirectTV, General Motors y Microsoft, entre otros.
En 2015 alcanzaron los US$2 millones en facturación y para 2016 la meta es superar los US$6 millones.
Los Fondos de Inversión no se han hecho esperar. El primero fue Wayra, de Telefónica, luego Velum Ventures, fondo creado por emprendedores. Y en la etapa de crecimiento en Estados Unidos han cerrado una nueva ronda con el Grupo Cisneros.
El bonaerense relata que han recibido inversiones por más de US$2,5 millones y reconoce que sin el apoyo de estos Fondos “no estaríamos donde estamos”.
Asimismo, con la incursión de los Fondos, Fluvip se convirtió en una firma global con oficina y equipo propio en seis países. “Somos de los emprendimientos que han tenido suerte de recibir capital inteligente para convertirnos en una gran empresa. Y nuestros clientes ganan tiempo, ahorran dinero y consiguen mejores resultados”, asegura.
El crecimiento de Fluvip en el último año ha sido notable: 300% de 2014 a 2015 y esperan mantener un incremento de 90% a 2018, superando los US$15 millones de facturación de ese periodo.
El mensaje del CEO para los emprendedores nacionales es que más allá de creer en los Fondos, los invita a creer en las personas detrás de los fondos. “El tema está en elegir el fondo correcto con el cual se van a casar”, afirma.
5. Una historia de videojuego
Brainz es un emprendimiento colombiano que ha conquistado mercados internacionales con estos productos electrónicos. Ha recibido US$2 millones.
Brainz es uno de los jugadores más representativos del subsector de videojuegos. En un lustro, este emprendimiento ha podido conquistar mercados internacionales, en especial en países líderes de la industria.
Ha coproducido con firmas como Gamevil (Corea del Sur), ZQ Game (China), Square Enix (Japón) y Televisa (México). Hoy trabaja en la creación de un videojuego de estrategia con Flare Games, una firma alemana, que saldrá al mercado en 2016. Sus productos han llegado a millones de usuarios en 100 países.
“Brainz se ha consolidado como uno de los más destacados de Latinoamérica y hoy en día crea propiedades intelectuales originales bajo el modelo de coproducción”, afirma Alejandro González, CEO & Studio Director. Él y Jairo Nieto son los fundadores de este emprendimiento.
Los números financieros los alientan a seguir adelante. De acuerdo con González, los rendimientos alcanzan entre 50% y 100% anual. Para lograr esta dinámica ha recibido el apoyo de Promotora de Inversiones, que a la fecha le ha inyectado US$2 millones.
Antes de 2011, cuando recibieron el primer cheque, la viabilidad económica de la empresa era incierta. “Era difícil pues para llevar a cabo nuestras iniciativas de contenidos propios usábamos recursos de nuestras unidades de servicios, que en las industrias creativas (animación digital y desarrollo de apps para publicidad) son muy limitados”, reseña González.
Con el apoyo económico también han recibido asesoría en la construcción del gobierno corporativo y planeación estratégica. El CEO no duda en calificar con 9, en una escala de 1 a 10, la importancia que le dan en Brainz al aporte de los fondos en su vida empresarial.
6. Hogaru:  Limpian que da gusto
Hogaru es un emprendimiento muy joven que hace 4.000 servicios de aseo por mes y ya se ganó la aceptación de la incubadora, de unos inversionistas ángel y de un fondo.
Hogaru es la compañía local de aseo profesional para hogares y pequeñas empresas que en menos de un año de operaciones ha vinculado directamente a 100 mujeres: 96% cabeza de familia y/o víctimas del conflicto armado en tres ciudades: Bogotá, Cali y Medellín.
“El personal es contratado directamente y se les paga un promedio de 24% más que cuando trabajaban informalmente”, dice Matteo Cera, CEO y fundador de este emprendimiento.
Las trabajadoras acceden a un plan de carrera, aprenden nuevas habilidades y tienen acceso a préstamos. “Creamos una tecnología eficiente que permite manejar un grupo de empleados grande y que trabajan al mismo tiempo en cientos de apartamentos diferentes”.
En la actualidad cuentan con aproximadamente 1.500 clientes –80% en hogares y 20% en empresas pequeñas entre 1 y 20 empleados– que les lleva a registrar casi $800 millones en ingresos. “Realizamos unos 4.000 servicios de limpieza al mes”, aseguró. 
El primer apoyo que recibieron fue de parte Wayra, la incubadora del Grupo Telefónica. 
Posteriormente, a finales de 2014, un grupo de inversionistas ángel colombianos se interesó en el proyecto. En 2015 tuvo una inyección de $750 millones con el Fondo Velum Ventures, lo que les permitió expandirse en Colombia.
Cera reveló que desde el comienzo Hogaru se enfocó en buscar inversionistas que pudieran ayudar con una experiencia relevante en la creación de una empresa y en el desarrollo del modelo de su negocio.
“Manejar una empresa en etapa temprana es como estar piloteando las montañas rusas. Es importante tener alguien que balancee y equilibre tus estados de ánimo”, concluye.
7. De todo para perros y gatos
Ciudad de Mascotas tiene ya más de 7.000 clientes en Colombia. Cuenta con el apoyo del Fondo de Inversión Velum Ventures.
Aunque el 1 de enero de 2013 emergieron al mercado con una inversión de apenas $10 millones, hoy se dan el gusto de vender más de 5.000 productos para perros y gatos en todo el territorio nacional. Sin embargo, la compañía Ciudad de Mascotas es mucho más que eso.
Juan Carlos Martínez, fundador de este emprendimiento, detalla que vienen creciendo anualmente 10%, pero que lo mejor es que “somos una fuente de información y educación para las personas que tienen mascotas”.
En la actualidad, desde su página web www.ciudaddemascotas.com facturan más de $2.000 millones al año y ya cuentan con más de 7.000 clientes, en una labor de innovación que va más allá de despachar velozmente productos para canes y mininos en toda Colombia.
La firma brinda asesoría a sus clientes por parte de médicos veterinarios, entregan un periódico de circulación gratuita para informar a la comunidad y, como si fuera poco, también cuentan con un buscador de mascotas denominado Ciudad SOS. 
Este Administrador de Empresas de la Universidad de Los Andes reconoce un hito en la empresa cuando en 2013 le demostraron a Bancoldex e iNNpulsa que merecían capital semilla no reembolsable “y logramos convencerlos y nos dieron $300 millones”.
Luego, a mediados del mes de agosto de 2014, vinieron más apoyos y Ciudad de Mascotas contó con la llegada del Fondo de Inversión Velum Ventures, que les aportó recursos no solo a nivel financiero sino que “son guías que entregan toda clase de conocimiento a nivel estratégico y organizacional”. 
Martínez señala que los fondos de inversión son un mecanismo financiero adecuado que permite que el emprendimiento sea sostenible rápidamente.
“Los fondos dan la posibilidad de lograrlo. Claro, pierdes participación, pero es preferible tener 10% de Facebook y no 100% de un negocio que no sale adelante”, afirma.
 
Por último, señala que sin los Fondos de Inversión no hubieran llegado a su compañía, seguramente les habría obligado a reducir la operación. “Con los Fondos le dimos velocidad a la historia de Ciudad de Mascotas”, concluye.
8. Mi Águila: Volando muy alto 
Mi Águila es transporte inteligente y seguro para los empleados de las compañías. Entre otros, recibieron financiamiento de Peter Kellner, cofundador de Endeavor.
La innovación desarrollada por los hermanos Ocampo: Fernán, Administrador de Empresas del Cesa, y Bruno, con experiencia en la Bolsa de Valores de Nueva York, permite que hoy los empleados y colaboradores de cualquier compañía puedan transportarse de manera segura, económica y eficiente.
Mi Águila es transporte inteligente a nivel corporativo. Es un servicio de clase que se puede ordenar de dos formas: a través de una aplicación móvil o desde una página web y que además cuenta con el respaldo de una plataforma “amigable” donde se generan reportes de costos y control de todos los viajes.
“Se puede solicitar el servicio de manera inmediata o con anticipación a modo de reserva, lo que permite un control de los viajes realizados y ahorro en el costo de los mismos”, dice Fernán, uno de sus cofundadores y actual directivo. 
Aunque en un principio este emprendimiento apareció como una app de carro compartido, este modelo evolucionó con el apoyo de sus socios Andrés Becker, Andrew Fletcher y Andrés Blumer. Ahora es un servicio muy confiable para las compañías. 
“Somos unas empresa de transporte que presta un servicio legal y que no entra en las polémicas que tienen algunas plataformas del mercado”, recalca.
Este manizaleño detalla que este emprendimiento ha recibido fondos de capital extranjero como el de Peter Kellner, cofundador de Endeavor. Igualmente, otro flujo de recursos provino de Formation 8, firma que opera desde Silicon Valley.
“En Colombia aceptamos inversiones de Abruzzi, la firma que contribuyó al desarrollo del primer Super Carro Eléctrico, Formula E y Domicilios Bogotá, entre otros”, agrega el Administrador de Empresas.
Explica que estos fondos les han aportado cerca de US$1 millón, recursos con los que derrotaron las dificultades para la contratación de personal calificado y expandirse a otras ciudades. Para 2016 el plan es llegar a registros cercanos a US$6 millones. 
Por último, lanzó una observación para los Fondos de Inversión: “Deben ser más rápidos en la toma de decisiones a la hora de invertir. Los nuevos negocios evolucionan de un día para otro”, advierte.
9. Soluciones en 4D
ReStudio entrega respuestas dimensionales a proyectos del sector minero, energético y de infraestructura. Recibieron apoyo de la Red de Inversionistas Ángeles del Pacífico.
Todo empezó en los talleres de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile, en donde José Tomás Olivares buscaba mejorar la calidad de los proyectos de restauración del Ministerio de Obras Públicas.
Gracias al creciente talento y habilidad que mostraba en las aulas, logró hacer levantamientos digitales aplicados para algunos monumentos nacionales y sitios declarados Patrimonio de la Humanidad en Valparaíso, Viña del Mar y la Isla de Pascua.
Luego, con la experticia forjada, en 2011 funda ReStudio, empresa focalizada en sectores de la economía con alto potencial de crecimiento “tales como la gran minería, la generación y transmisión de energía y grandes obras de infraestructura”. 
Al año siguiente creó Cloud4D.com, plataforma que almacena la cuarta dimensión del tiempo de obras de arquitectura e ingeniería. “Permite acceder a una nube de datos que registra la condición milimétrica del estado actual y pasado de las obras de ingeniería, lo cual permite predecir el comportamiento estructural futuro”, explica Olivares, CEO de ReStudio. 
Estos logros fueron vitales para que este emprendimiento se convirtiera en el primero en recibir financiamiento de la Red de Inversionistas Ángeles del Pacifico, cuyos aportantes “para nosotros han sido Chile Global Angels, RaiCap Colombia a través de Capitalia y Latam Private Equity, de Perú”
10. Innovadores de la naturaleza
Ecoflora es uno de los pioneros en materia de emprendimiento y vinculación de fondos. Vende sus productos en mercados de dos continentes y gana reconocimiento mundial. 
“Con escasos recursos, pero infinita creatividad, visión y empeño”. De esta forma, Nicolás Cook, CEO y fundador, reseña cómo nació Ecoflora en 1998. Hoy, este emprendimiento comprende dos empresas y tres negocios y sus horizontes se extienden a América y Europa.
Según lo reseña, esta empresa es una fábrica de innovación que desarrolla soluciones de alto valor agregado a partir de extractos de plantas de la biodiversidad colombiana. Con Ecoflora Agro exporta productos a Estados Unidos, Chile, Ecuador, Perú y Costa Rica. En camino vienen otros mercados en Centroamérica más México. Y con Ecoflora Cares venden en Estados Unidos y Alemania.
Llegar a estos puntos del planeta les ha permitido crecer anualmente a tasas superiores a 30% y se prevé que este año ese rendimiento supere el 50% en las compañías.
El impulso financiero de este negocio comenzó en 2009, cuando Progresa les inyectó recursos. Dos años más tarde, con la creación de Ecoflora Agro se aliaron con la multinacional Gowan Company y el año pasado accedieron a capital de EcoEnterprises Fund.
“Por ser innovaciones disruptivas, de riesgo y de largo aliento, vimos la necesidad de apalancarnos con recursos de distinta índole, entre ellos, fondos de inversión, créditos, alianzas con terceros y recursos de cofinanciación de entidades como iNNpulsa y Colciencias, entre otras”, señala Cook.
Según él, sin el apoyo de terceros la velocidad de crecimiento de la empresa no habría sido la misma y recalca que “sin la llegada de este “capital inteligente (…) posiblemente no estaríamos contando esta historia”. 
Por su experiencia, Cook recomienda a los nuevos empresarios: “qué midan bien sus fuerzas y capacidad financiera para sacar adelante sus emprendimientos y que consideren muy bien sus preferencias frente a la visión de un negocio en el que pueden ser cabeza de ratón o cola de león”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?