| 3/30/2007 12:00:00 AM

Wolfgang Munar

Como Director Adjunto de Operaciones del Fondo Mundial de Lucha Contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, consigue dineros para una cartera global de programas que asciende a US$12.200 millones en más de 130 países. Su reto, lograr inversiones anuales por US $6.000 millones al año.

Wolfang Munar es uno de los líderes del fondo que se creó en 2002 como una entidad privada, sin ánimo de lucro, para financiar proyectos contra el Sida, la malaria y la tuberculosis.
 
Hoy, este fondo es el principal ente multinacional y multilateral en dicho tema. Munar ingresó al fondo como director para América Latina y el Caribe, desde allí manejó un portafolio de donaciones de US$1.000 millones.
 
A partir de enero de este año, es el Director Adjunto de Operaciones, responsable ante la junta directiva y los accionistas de lograr las metas trazadas por la entidad que, a su vez, se miden primordialmente en número de vidas salvadas y tratamientos realizados.

Quizás la campaña más importante del Fondo en Estados Unidos, fue aquella liderada por Munar. La idea consistió en usar el color rojo (Red en inglés) para identificar productos con los cuales se apoya financieramente la causa en la lucha por combatir los tres males.
 
El fondo licenció su Red a firmas como American Express, Armani, Reebok, The Gap, Apple y Motorola, que contribuyen, con porciones de sus ventas de los productos de color rojo, al financiamiento de los proyectos del Fondo. Hoy, reciben de ellas US$10 millones mensuales.

Munar es médico de la Universidad del Norte de Barranquilla y tiene una maestría en Política pública y Gestión sanitaria de la Universidad de Harvard. Trabajó en la Universidad del Norte donde ocupó cargos administrativos, docentes e investigativos.
 
En 1989 fue Director Ejecutivo de la Fundación Centro Médico del Norte (perteneciente a la Universidad del Norte) y un año después fue nombrado Jefe del Servicio Seccional de Salud del Atlántico, entidad que se convirtió en Departamento Administrativo de Salud, cuya transformación lideró Munar.
 
En 1992 fue Viceministro de Salud durante el gobierno de César Gaviria. En 1994 se retiró del gobierno para trabajar con firmas internacionales de consultoría en Nicaragua y Kenia.

Posteriormente fue consultor del Banco Mundial en Yerevan, capital de la República de Armenia. En 1998 encontró un anuncio en The Economist para un cargo como especialista principal en desarrollo en el Banco Interamericano de Desarrollo. Se presentó y fue seleccionado.
 
Desde entonces es funcionario de carrera de esta institución, aunque en los últimos dos años tiene una licencia para trabajar en el Fondo Mundial de Lucha Contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria. Para este médico, uno de los logros más importantes de su gestión en el Fondo es el proyecto en Haití.
 
"En 2001, 5 de cada 100 personas en ese país estaban infectadas por el Sida. Hoy, gracias a los esfuerzos del Fondo, sólo 3 de cada 100 lo están". La gente que trabaja con Munar lo describe como un excelente profesional, una persona muy inteligente y un hombre honesto con su trabajo.
 
"Wolfang es un ser humano muy valioso, es alguien que escucha consejos y respeta opiniones. Para mi, una de las mejores representaciones de Colombia en el mundo", dice el consultor Jaime Silva, quien ha trabajado en varios proyectos con Munar.

A sus 46 años, este costeño se ve promoviendo con éxito otras entidades como el Fondo Mundial en América Latina, con el objetivo de incrementar donaciones y recursos para enfrentar los problemas de salud colectiva. Su sueño es hacer más por Colombia, así sea desde la distancia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?