Tomás Villamil

| 2/16/2001 12:00:00 AM

Tomás Villamil

Se ha convertido en una pieza clave en la estrategia de Ecopetrol de atraer inversionistas para los bloques de alto riesgo.

Cargo



Vicepresidente adjunto de exploración de Ecopetrol.



Educación



Geología en la Universidad Nacional, PhD en geología en la Universidad de Colorado, y posdoctorados en TAI-Dartmouth College y la Universidad de Colorado.



Trayectoria



Investigador asociado de la Universidad



de Colorado (1995-1996). Miembro del grupo de nuevos negocios



de Conoco (1996-2000).



Status



Casado



El destino de Tomás Villamil se empezó a definir a los 18 años, cuando lanzó una moneda al aire para escoger qué carrera iba a estudiar. La decisión estaba entre ser médico, como muchos de su familia, o geólogo. Ganó la geología, y con ella una vida dedicada al estudio y al anhelo de descubrir los misterios de las rocas.

Su interés académico lo llevó a Estados Unidos, donde después de hacer un PhD y dos posdoctorados, se vinculó a la empresa privada para aprender el negocio petrolero en un grupo interdisciplinario que le permitió ver por dentro cómo se tomaban las decisiones de inversión en la industria.



Después de cuatro años de estar recomendando dónde invertir, decidió mirar los toros desde el otro lado de la barrera y regresó al país para convencer a sus colegas sobre las potencialidades que tiene invertir en exploración petrolera en Colombia.



Desde la vicepresidencia de exploración de Ecopetrol, Villamil ha sido una pieza muy importante en la nueva estrategia para bloques de la compañía, donde se encontraría el petróleo del futuro. Ecopetrol está empeñado en atraer multinacionales para que inviertan en proyectos de alto riesgo, donde se necesitan inversiones de exploración entre US$20 millones y US$40 millones, cifra mayor a la rentabilidad anual esperada por la Nación. En los bloques de Alto Potencial, que tienen una probabilidad geológica de éxito del 10%, se espera encontrar unos 300 millones de barriles de petróleo.



"Colombia está subexplorada y se busca fomentar la exploración en sitios relativamente nuevos". Por eso, para atraer inversionistas, se decidió pasar de la estrategia del cocodrilo a la del leopardo. El primero se queda quieto esperando a su presa, mientras que el segundo la persigue y tiene la flexibilidad suficiente para cambiar cuando es necesario.



Y en el nuevo papel de leopardos, decidieron ser más abiertos a la entrega de información y ahorrarles tiempo a los inversionistas en la toma de decisiones. "Cuando una compañía quiere evaluar un área, un 40% de ese tiempo se va en organizar información. Nosotros le ahorramos ese 40%, que significa en promedio 6 meses".



La información se agrupó en dos formatos, un CD para los que toman la decisión y un DVD para los técnicos. En el primero está el abrebocas, con detalles sobre las ventajas técnicas de la geología colombiana. El segundo es mucho más específico y responde las preguntas que se hacen los técnicos al evaluar un nuevo sitio de exploración. La presentación de todo el paquete se hizo en Houston el 29 de noviembre ante 19 potenciales inversionistas, de los cuales 16 ya mostraron interés, y a finales de mayo se hará la subasta de los bloques y se sabrá el resultado de la nueva estrategia. Villamil, mientras tanto, ya tiene puesta la mente en el 2002, 2003, 2004...
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.