| 3/4/1998 12:00:00 AM

Sara Mantilla

Cargo

Presidente de Ahorramás

Futuro

Consolidar la fusión entre Ahorramás y Las Villas para conformar la mayor corporación del mercado.



Talento

Liderar procesos de cambio administrativo en entidades financieras.



Educación

Economista con especialización en Alta Gerencia, Matemáticas Financieras y Presidencia de Empresas.U. Andes.



Trayectoria

Economista del ICAV (1978), jefe de investigaciones económicas de Davivienda, gerente de mercadeo de Concasa. En 1986 ingresó a la Nacional de Valores y en 1991 llegó a la presidencia de Corpavi. En 1997 fue nombrada miembro principal en la Junta Directiva de Ahorramás.



Status familiar

Soltera



Hasta los hombres más duros reconocen que Sara Clemencia Mantilla, la nueva presidente de la Corporación de Ahorro y Vivienda Ahorramás, es una "fiera" haciendo buenos negocios.



El carácter fuerte revela su origen santandereano. Nació en Pamplona, en una familia de cuatro hermanos. Estudió economía en contra de los deseos de su padre, quien se inclinaba por el derecho. Exigente al máximo, le gusta que las cosas se hagan cómo y cuando ella lo ordena y no duda un segundo a la hora de señalar errores en el trabajo. Sabe perdonar cuando cree que hay justificación. Pero si entre su equipo encuentra personas que simplemente no dan la talla, no hay lágrimas ni pataleos que valgan a la hora de tomar decisiones drásticas.



Un episodio que le ocurrió cuando era una profesional "primípara" le dejó la maña de revisar con lupa cuanto documento sale de su oficina. Durante una reunión de junta directiva repartió los balances del año equivocado... y al presidente de la compañía le tocó sustentar cifras erradas.



Durante sus 20 años de carrera se ha dado el gusto de trabajar en lo que ha querido. Su despegue se dio en 1986, cuando ingresó a la firma Nacional de Valores. Con su costumbre de decir lo que quiere sin dar rodeos, entró decidida a ser socia. El problema era que no tenía un peso en el bolsillo. A los tres meses, con una plata que le prestó su mamá y un plazo para pagar el saldo, logró comprar su primer 5%. Cinco años después, Sara Clemencia Mantilla era dueña del 61% de la firma, había conformado un nuevo equipo de socios y tenía poder como representante legal.



En su mejor momento económico le llegó una oferta que la hizo pensar. El presidente César Gaviria le propuso ocupar la presidencia de Corpavi, cuando la entidad pasaba un momento difícil. Todo el proyecto de valoración y venta de la corporación fue supervisado y dirigido por ella. Mientras que en 1991 Corpavi estaba valorada en $22.000 millones, en 1994 fue vendida al sector privado en $68.000 millones.



En medio de tanto movimiento, el matrimonio es un estado que no ha logrado caerle en gracia, aunque siempre le ha sacado tiempo al amor. En sus ratos de soledad se refugia en la lectura de historia mundial y en el Discovery Channel, pero no rehúsa tomarse un par de whiskies en compañía de buenos amigos.



En el pasado mes de enero, Sara Clemencia tomó por los cachos la tarea de fusionar a Ahorramás con las Villas, ambas entidades pertenecientes al Grupo Aval. Tiene por delante cinco meses de ardua labor para consolidar, a partir del primero de julio, a la Corporación de Ahorro y Vivienda más grande del mercado. Muchos están atentos a los resultados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?