| 8/12/1999 12:00:00 AM

Rafael Villegas

Al frente de Nicole Inc., este manizaleño se ha convertido en un ejemplo de eficiencia para la industria textilera nacional.

Cargo

Presidente de Nicole Inc. y Sara International.



Educación

Ingeniero Industrial del Georgia Institute of Technology.



Trayectoria

Jefe de Producción de la Industria Colombiana de Camisas.



Status

Separado, dos hijas.



Rafael Villegas es un constructor de sueños. Aunque nunca logró estudiar arquitectura, su vocación ha sido la de visualizar ideas y llevarlas a la realidad. Nicole es la prueba de ello. Nació hace 35 años como una fábrica de blusas para dama y operaba en un garaje con 35 costureras.



En 1977 se trasladaron a unas instalaciones más grandes y el personal se duplicó. Hoy, la Comercializadora Internacional Nicole S.A. tiene 3.300 operarias en turnos de 24 horas, distribuidas en las plantas de Pereira y Manizales y 'Don Rafa' tiene el reto de crear 750 nuevos empleos a diciembre de este año. Además, es el líder del proceso de ventas al exterior por intermedio de la empresa Sara International, filial de Nicole que opera en Miami y también tiene líneas de corte y costura.



La clave del negocio ha sido sencilla: buen olfato, visión y sagacidad para anticiparse a las demandas del cliente. Pocas compañías en Colombia se pueden dar el lujo de decir que manufacturan prendas de vestir con la marca Liz Claiborne y que las distribuyen cadenas tan importantes como JCPenney y Wal Mart. La ropa que sale de las fábricas de Nicole en Colombia también se vende en las tiendas más exclusivas de España, Canadá, México, Japón, Gran Bretaña y Estados Unidos. Además, acaban de firmar contrato con la firma Jones New York, otro gigante del vestido en el mundo. Quizás uno de los mayores orgullos de este manizaleño, que creció profesionalmente con la empresa, es haber sido el primero en obtener de Liz Claiborne la calificación de 'Proveedor Certificado' compitiendo con proveedores de Estados Unidos, Canadá, México y Centro América.



Su compromiso con el cliente es total y en su mente está claro lo que éste demanda. "Ahora el cliente sólo quiere dedicarse a definir el estilo y mercadear el producto, por eso nosotros debemos encargarnos de hacer todo lo demás", asegura Villegas.



Con esa visión, en Nicole se apartaron de la idea de maquila para convertirse en proveedores integrales de servicios logísticos para la industria de la confección. Sólo es necesario que los compradores les envíen los bocetos con el diseño que desean. A partir de ese pequeño dibujo, desarrollan moldes, prototipos y generan las diversas tallas. La tela la compran con su propio efectivo en donde el cliente diga, por lo general en la India, China o Japón.



Su gestión se ha convertido en un importante paradigma para los textileros y confeccionistas colombianos. Por eso, ahora don Rafa también saca tiempo para conseguirles cita a los industriales nacionales, como Fibratolima y Omnes, con sus clientes y tratar de trabajar en llave para surtir el mercado internacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?