| 4/16/2004 12:00:00 AM

Rafael Picciotto

Hace 50 años, fundó Pedro Domecq en Colombia. Desde entonces es reconocido como un importante líder empresarial.

De padre italiano y madre inglesa, el guatemalteco Rafael Picciotto tiene más de 50 años haciendo empresa en Colombia. Su principal legado, la puesta en marcha en 1954 de Pedro Domecq Colombia S.A. Esto lo convierte en uno de los empresarios más conocedores del negocio de licores en el país, porque vivió el desarrollo de la industria y él mismo dirige la empresa.

Su éxito se refleja en las ventas de sus productos, que considera los mejores del continente. Los licores son un negocio de romance que Picciotto logró entender en el segmento del brandy.

Llegó a Colombia proveniente de Inglaterra en 1936. Su padre, quien se dirigía a Argentina, vio oportunidades en Bogotá y trajo a toda la familia. Los Picciotto se dedicaron a la comercialización de abarrotes y textiles. Rafael dejó con rapidez su educación y ayudó a montar I.R. Picciotto e Hijos, que se involucró con licores.

La tradición de Pedro Domecq en España data del siglo XIX. La empresa fue el proyecto de varias generaciones de la familia Domecq. Con los años, uno de ellos se propuso expandirla en América Latina. Rafael Picciotto fue el escogido para montarla en Colombia. Tuvo la oportunidad de comercializar 300 litros del brandy Fundador, pero solo logró venderle cinco litros a José Carrulla. Ante el fracaso, Pedro Domecq pensó que el problema estaba en la distribución y le propuso a Picciotto montar una sociedad. Rafael quedaría con el 49% y podría pagar su parte con las utilidades futuras. Sorprendido por las condiciones de la oferta, Picciotto preguntó qué pasaría si no había utilidades, a lo que Domecq contestó que ese era su problema. Domecq dio en el clavo con su selección; Rafael hizo crecer la empresa hasta tener hoy una planta completamente sistematizada para producir brandy Domecq, entre otros.

Hace ocho años, la multinacional británica Allied Lyons compró Domecq en el mundo. La buena gestión de Picciotto le aseguró mantener su participación y la presidencia de la filial colombiana. El mismo 49% que mantiene desde su fundación. Su planta de producción en Cali añeja hasta dos millones de litros anuales y este año ya compró buena parte de la producción de uva en Ginebra (Valle). Pedro Domecq Colombia se perfila como el distribuidor regional de la casa Allied-Domecq en el mundo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?