| 7/16/1999 12:00:00 AM

Mónica Aparicio

Rigor analítico, carisma y exigencia son las cualidades de la nueva presidente del Banco Santander.

Cargo

Presidente del Banco Santander Colombia.

Educación

Economía, Universidad de los Andes. Maestría en Economía, Universidad de los Andes.

Trayectoria

Jefe de la Unidad de Inversión Pública en Planeación Nacional.Subgerente de Operaciones Internacionales y Monetarias del Banco de la República. Vicepresidente Ejecutiva de Banca Corporativa, Banco Santander.

Status

Viuda. Tres hijos.



Está acostumbrada a abrir caminos. Aunque nunca ha tenido matrícula de feminista ni se ha puesto a estudiar el "problema del género", se ha metido con decisión y éxito en puestos que tradicionalmente estuvieron en manos de hombres.



Fue la primera mujer en dirigir la Unidad de Inversión Pública en Planeación Nacional y la primera en ocupar una subgerencia en el Banco de la República (la Internacional y Monetaria, que se creó cuando ella ocupó el cargo). Ahora se ha convertido en la primera mujer que llega a la presidencia de un banco internacional en Colombia, el Santander, una de las entidades financieras más exigentes y eficientes del planeta.



Su carrera es una prueba de que la meritocracia existe. Es una mujer con mente de triunfadora, un olfato agudísimo para percibir problemas y una enorme capacidad para despertar en el equipo de trabajo la mística y el empuje necesarios para resolverlos. Cuando se le pregunta por el secreto de su éxito, ella lo atribuye a que "cuando me nombran en un puesto, yo lo asumo como si fuera la responsabilidad más grande que hay en el país. Al final no me lo creo yo sola, sino también todos los que trabajamos ahí, desde los que manejan los cargos más altos hasta el portero. Y juntos convencemos al resto".



Mónica Aparicio ha tenido el privilegio de conocer el manejo de las finanzas públicas "en las trincheras", pues trabajó con Armando Montenegro en Planeación Nacional y con Rudolf Hommes en el Ministerio de Hacienda. De ellos aprendió la importancia de combinar la solidez teórica con la capacidad para resolver situaciones reales, en las que siempre falta información y sobran intereses creados. "La teoría tiene que servir para resolver problemas aquí y ahora", dice. Además, le quedó grabada la importancia de dar las peleas cuando hay que darlas. "En Colombia hace mucha falta frentear las situaciones. Si no es así, el cambio no llega con la rapidez con que se necesita", afirma.



Estos principios le han servido para hacer un tránsito exitoso del sector público hacia el privado. Después de un breve paso por Corfivalle, entró al Santander como Vicepresidente de Banca Corporativa. Allí pudo dar rienda suelta a su "alma comercial" y al entusiasmo que le produce trabajar de cerca con la gente resolviendo problemas. "En el sector privado uno encuentra la fuerza más poderosa que hay para conseguir metas y es que las cosas tienen doliente. Cada uno sabe que si no cumple sus compromisos, le espera la hoguera. Esa es una fuerza que mueve montañas".



Mónica Aparicio tiene una rara combinación de visión macroeconómica, capacidad emprendedora y vocación comercial que le vienen como anillo al dedo al Santander. Bajo la presidencia de Gabriel Jaramillo, quien pasa a la dirección del Santander en Brasil, el banco desarrolló un foco de negocio y una tecnología bancaria de primer orden en el mercado colombiano. La misión de Mónica Aparicio es sortear las dificultades de la crisis financiera y consolidar al Santander como uno de los líderes del sector financiero hacia el próximo milenio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?