| 7/22/2005 12:00:00 AM

Mauricio García Ortiz

Como presidente de Liberty de Colombia, ubicó a esta empresa como la primera compañía de seguros generales del país y como la tercera del mercado en su conjunto.

Mauricio García inició su carrera en el mundo asegurador hace 30 años, cuando trabajaba en la Aseguradora Grancolombiana para financiar sus estudios nocturnos de ingeniería civil en la Universidad Militar. En Skandia hizo la carrera que le permitió llegar a la presidencia de Skandia Seguros Generales en 1997, justo antes de la venta de esta división a Liberty.

Con la venta, García se convirtió en el presidente de la firma y empezó un trabajo que llevó en 8 años a Liberty del puesto 15 en seguros generales al primero, y la convirtió en la tercera del mercado, si se miran en su conjunto las cifras de seguros de vida y seguros generales. Hoy Liberty tiene el 9% del mercado total, con 60 oficinas y más de 3.100 intermediarios. Además, la compañía presenta consistentemente un resultado técnico positivo. Esto es, su actividad principal -la de asegurar- es rentable.

Detrás del éxito de esta consolidación está la estrategia que adoptó García y que le permitió a Liberty ir absorbiendo compañías sin generar ningún problema interno ni con su clientela. En 1998 se fusionó con Latinoamericana, con lo cual aumentó su presencia en el mercado nacional y completó su portafolio al ofrecer ramos de vida. Cuando adquirió Colmena en 2001, le agregó conocimiento de bancaseguros y reforzó la orientación hacia los resultados. Con la compra de ABN en 2002, consiguió una mejor relación con los grandes intermediarios del país.

Para García, el hecho de que estos procesos se hayan dado de modo transparente y meritocrático, ha dejado a la empresa con un excelente equipo, al cual escucha constantemente pues tiene una política de puertas abiertas. "Hay empoderamiento. Cada una de las unidades estratégicas de negocio planea su propio desarrollo y a la gente se le permite pensar y proponer ideas. Además hay una fuerte orientación hacia los resultados y la compañía es muy cercana a sus clientes", afirma.

Su sueño es que la gente sienta que Liberty es la mejor compañía en servicio del país, al tiempo que lleva los indicadores de gasto de la compañía a estándares internacionales. "Quiero que una persona asegurada en Liberty esté tranquila, porque sabe que tiene un gran respaldo", señala.

Una de las principales fortalezas de García es su profundo conocimiento técnico tanto del negocio de seguros generales como del de vida, lo cual refuerza con su gran visión comercial. Este conocimiento integral del negocio lo desarrolló durante su carrera de 17 años en Skandia donde empezó como asistente del departamento industrial y fue ascendiendo paulatinamente hasta llegar a la gerencia de la sucursal Bogotá. Luego pasó a la vicepresidencia técnica y comercial, de donde saltó a la presidencia de una compañía pequeña que hoy está entre las primeras del mercado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?