| 6/8/2007 12:00:00 AM

Martha Lucía Vásquez

Desde la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, esta abogada ha contribuido a mejorar los ingresos y calidad de vida de muchas familias. Pero, sobre todo, ha ayudado a que más mujeres del país ocupen su lugar en la sociedad.<br><br>

Durante el gobierno de Andrés Pastrana, Martha Lucía Vásquez Zawadzky, con ayuda de otras mujeres del sector privado, llevó a una audiencia en el Caguán a 600 mujeres entre quienes se contaban indígenas, campesinas, trabajadoras y ejecutivas. Años después, su hoja de vida llegó a manos del Presidente Álvaro Uribe.
 
En ella se leía que era abogada, egresada de la Universidad San Buenaventura de Cali, con más de 15 años de experiencia en el sector privado en derecho comercial y financiero, y que había sido asesora de Noemí Sanín en la campaña presidencial y presidenta de la Fundación de Mujeres Profesionales. Esta fundación fue creada por mujeres decididas a retribuirle al país las oportunidades que han tenido y su objetivo es incidir en las políticas públicas. Como presidenta de esta fundación, Martha Lucía viajó al Caguán.

Con esta combinación de experiencia en el sector privado y en el campo social, fue seleccionada como Consejera Presidencial para la Equidad de la Mujer y allí está desde hace cinco años. Considera que la opción para darles a las mujeres un papel en la sociedad es apoyarlas como microempresarias, como personas capaces de producir y ser independientes. "Cuando la mujer genera ingresos, la respetan más", dice Martha Lucía.

El trabajo de esta Consejera no consiste en pronunciar discursos sobre la igualdad con los hombres o la lucha contra las instituciones. Su labor consiste en buscar apoyo de las organizaciones internacionales y del sector privado para obtener capacitación, canales de distribución y microcréditos que necesitan las mujeres cabezas de familia de los estratos 1 y 2 del país.
 
De tal manera, ha realizado estudios concretos sobre la situación de la mujer en el país, ha entregado $16.000 millones en préstamos en los últimos cuatro años, beneficiando a 6.679 mujeres, y les ha enseñado a muchas más a diseñar planes de negocios, a entender cómo y para qué endeudarse. Trabaja en la Consejería con 25 personas, desde el cual cobija 25 departamentos de Colombia, en asocio con las cámaras de comercio de todo el país, para que los programas perduren más allá de los gobiernos y de las personas. Ella misma ha posicionado más la Consejería que a la consejera.

Este año realizará la cuarta versión de la Feria Nacional de la Mujer Empresaria, Expoempresaria, con 560 mujeres microempresarias del país, de las cuales 400 asisten por primera vez. A ellas, la Consejería les paga el 97% de los gastos, tales como alojamiento, pasajes, transporte de mercancías y otros. Las participantes pagan una inscripción de $150.000.

Las demás, las más de 150 que vuelven a la cuarta versión de la feria, son mujeres que regresan después de haber estado en varias oportunidades y de haber hecho contactos, conocido la competencia y obtenido resultados. Varias de las mujeres que repiten tienen clientes fijos y han entendido que, tener catálogos, folletos y tarjetas de presentación no es un gasto, sino una inversión.
 
A la primera feria asistieron 300 mujeres. De países como Costa Rica, ya vinieron a Colombia para mirar la feria y replicar el modelo. Obtuvo, además, un reconocimiento durante la presentación de su informe de gestión y de la mujer en Colombia, en la reunión de Naciones Unidas en diciembre de 2006, en Nueva York, como parte del programa Cedaw, Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación de la mujer.

¿Volverá Martha Lucía al sector privado? Ella cree que sí, pero el tema no le preocupa, solo sabe que, según sus propias palabras, "cuando llegue ese puente, lo cruzaré".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?