| 8/22/2003 12:00:00 AM

María Inés Restrepo

Cargo

Directora de Comfama, desde 1994.



Educación

Licenciada en Trabajo Social de la Universidad Pontificia Bolivariana, con especialización en 'Formación en Consultoría Organizacional en el Area de Administración de Personal', de la Universidad EAFIT y 'Formulación de Proyectos Internacionales', de Top Management.



Trayectoria

Jefe de bienestar social de la cooperativa de Municipalidades de Antioquia (1975-77); docente del departamento de Administración y de la escuela de posgrado de EAFIT (1976-83) y de la facultad de Trabajo Social de la Universidad Pontificia Bolivariana (1977-83); consultora organizacional de EAFIT (1975-83) y de Prodin (1977-83); subsecretaria de Desarrollo de la Comunidad de la Gobernación de Antioquia (1982-83); directora ejecutiva de Futuro para la niñez (1984-88) y de la Corporación Antioquia Presente (1988-94), y directora de Comfama (1994-2003).



Status

Casada, dos hijos.



"Con el mismo dinero, debemos ser capaces de dar un número de soluciones cada vez mayor, pero de buena calidad, a los pobres". Apoyada en este criterio, María Inés Restrepo llegó a la dirección de Comfama en noviembre de 1994 e inició así un proceso de transformación empresarial y social en la entidad, que le ha merecido varios reconocimientos y hoy la tiene también al frente de la Asociación Nacional de Cajas de Compensación (Asocajas).

Su pasión por el trabajo social la atribuye a la solidaridad aprendida en su hogar, una familia numerosa de 13 hijos. "Es la profesión que elegí y en la que he trabajado siempre", afirma con orgullo. Por eso, actualmente busca generar un cambio de mentalidad en el sector de las Cajas, que transforme los esquemas de compensación por otros de protección social.

Esa búsqueda de equidad marcó su trayectoria profesional, desde que se graduó como licenciada en Trabajo Social de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB); terminó el posgrado en 'Formación en Consultoría Organizacional en el Area de Administración de Personal', de la Universidad EAFIT, y salió a enfrentar el mercado laboral de Medellín a mediados de los 70.

Entonces formó parte del programa de asesoría a empresas que abrió en esa época EAFIT y que consolidó su formación como consultora organizacional. "Fue una época maravillosa que me enriqueció en la parte administrativa y complementó de esa manera la parte humanística de mi profesión", recuerda.

Durante ocho años dedicó su vida a esa actividad, hasta que en 1983 -era consultora para la reforma administrativa de la gobernación- el entonces gobernador Nicanor Restrepo la nombró subsecretaria de Desarrollo de la Comunidad. "Ahí conocí otra Colombia y me picó el bicho de trabajar por los pobres", afirma.

Llegó así a la dirección ejecutiva de las fundaciones Futuro para la niñez, que trabajaba con los campesinos de la región y luego, a la Corporación Antioquia Presente, que brindaba apoyo económico a otros departamentos afectados por tragedias naturales. En esos 10 años de experiencia con Organizaciones No Gubernamentales (ONG) fue más allá del simple voluntariado y promovió una actividad más profesional, y enfocada a generar proyectos concretos para erradicar la pobreza.

Esta trayectoria la llevó a dirigir Comfama, donde asumió retos tan exigentes como la adaptación de la Caja a la Ley 100; el cambio en su cultura organizacional; la modernización tecnológica, y hasta la venta de los supermercados. El año pasado, la entidad invirtió $222.600 millones y prestó a sus afiliados más de 90 millones de servicios en educación, salud y vivienda. Además, creció su inversión social 22%; obtuvo un remanente de $5.838 millones; aumentó 5% su patrimonio y redujo 15% sus pasivos. "Tenemos que dar resultados económicos como cualquiera, pero lo más maravilloso es que todos esos indicadores van dirigidos a solucionar los problemas de la gente pobre", concluye.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?