Luis Gonzalo Cano

| 3/2/2001 12:00:00 AM

Luis Gonzalo Cano

Es un empresario valiente, que tuvo el coraje de denunciar un caso de corrupción, y de afrontar y superar el castigo por este "atrevimiento".

Cargo



Gerente Cano Outsourcing.



Educación



Sociólogo de la Universidad Bolivariana

de Medellín.



Trayectoria



Asesor del Ministerio de Agricultura,

1982-1987.



Director técnico de Corfas, 1987-1992.



Gerente de proyecto de empresas solidarias de salud en el Ministerio de Salud, 1993-1994.





La vida de Luis Gonzalo Cano se partió en dos cuando decidió denunciar que el superintendente de Subsidio Familiar Amaury García lo estaba extorsionando, en un caso de corrupción que hace poco fue fallado en la Fiscalía. Y se partió en dos porque desde ese momento las cosas para su empresa se hicieron mucho más difíciles. Mientras que algunos empresarios lo felicitaban por su valentía, su empresa empezó a quedarse sin contratos. Muchos lo vieron como un enemigo del gobierno y otros decidieron alejarse de él y de su empresa, pese a que lo único que había hecho era cumplir su deber de ciudadano.

Hoy, Cano Outsourcing, una empresa que introduce la tecnología a las entidades de seguridad social con el fin de mejorar la administración de afiliados, ha comenzado a despegar de nuevo por medio de una alianza estratégica con ImpSat, una de las empresas que siguieron apoyándola. Ahora, trabaja con Comfama y acaba de terminar un contrato con Supersalud. Su servicio agiliza los sistemas de información de las entidades de seguridad social. "Actualmente, muchas empresas solo se enteran que prestaron un servicio de salud a un afiliado 90 días después de haberlo hecho. Con nuestra ayuda pueden enterarse de inmediato".



Esta empresa es el resultado de muchos años dedicados al bienestar de la población. Todo comenzó en 1987 en Corfas, donde Luis Gonzalo Cano participó en un proyecto del sector solidario que buscaba organizar a los campesinos en cooperativas y asociaciones para mejorar su situación económica. Pero entró verdaderamente al tema del cual se ocupa en el Ministerio de Salud en el proyecto de empresas solidarias de salud, que pretendía organizar a los beneficiarios en compañías que recibían recursos del Estado para pagar la salud de sus integrantes. En últimas, este proyecto fue el preámbulo del régimen subsidiado de la ley 100, cuyos primeros beneficiarios fueron las empresas solidarias de salud, de las cuales hoy subsisten muchas de las 120 que fueron constituidas.



El paso al sector privado se hizo en 1994, cuando fundó Cano Outsourcing. Alcanzó a tener 90 funcionarios y varios proyectos. Después, durante la liquidación de Asfamilias, le pidieron un soborno para pagarle el contrato en que había venido trabajando, y fue cuando decidió hacer la denuncia. Pese a que esto le trajo problemas, hoy Luis Cano afirma: "No me arrepiento de nada. Hay que seguir denunciando a los corruptos. Aunque se cierren algunas puertas". Ahora, su empresa ha dado un giro. Utiliza más la tecnología y es un outsourcing.



De los problemas del pasado quedaron también muchas lecciones y, lo más importante, el compromiso de continuar con una gestión transparente, lo cual hace de este empresario todo un Top Executive y un ejemplo para los colombianos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.