| 2/4/2005 12:00:00 AM

Luis Fernando Correa

Vendedor innato, este economista y administrador de empresas colombiano logró traer a Cartagena el congreso inmobiliario más importante de América. Vitrina para el país.

Un año y medio le tomó a Luis Fernando Correa Bahamón convencer a los directivos de la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (Fiabci) de hacer el Congreso de las Américas 2005 en Cartagena. No fue fácil, pero al final ganó su habilidad natural para vender ideas y por cuenta de eso, Colombia adquirió el derecho a ser en septiembre próximo el punto de encuentro entre los inmobiliarios y constructores más importantes del continente.

El triunfo para Correa llegó por partida doble, pues fue elegido además en mayo pasado presidente mundial adjunto para las Américas de la Fiabci. Así, en muy corto tiempo, este colombiano se convirtió en el doliente principal del sector desde Canadá hasta Argentina y de su gestión ahora dependerán las sinergias que impulsen la industria en la región.

Por eso, para el congreso de Cartagena, definió como tema central las oportunidades que ofrece la propiedad raíz en América, y desde ya promete a los asistentes nuevos y efectivos contactos de negocios, incremento significativo de oportunidades y conocimiento de novedades, visiones globales y de las últimas tendencias en proyectos inmobiliarios. Además, "mi idea es poner a Colombia en el mapa mundial inmobiliario y de la construcción", agrega.

Aunque sus grados de Economía, en la Universidad Javeriana y de Administración de Empresas, en la Xavier University (Cincinnatti, Ohio), lo encaminaron inicialmente a trabajar en el área financiera de la empresa inmobiliaria a la que llegó como socio por invitación de un amigo, un momento de crisis lo obligó a ponerse al frente del departamento comercial y, sin saberlo, a descubrir su verdadera vocación.

Desde entonces, se autodefine como promotor inmobiliario y dedica su vida a generar ideas de negocio y a hacerlas realidad. Su especialización en el sector hotelero le ha representado grandes satisfacciones como la traída al país de las marcas internacionales Sheraton, Holiday Inn y Forte Travelodge y la exitosa venta fraccionada de hoteles hace más de 10 años. "Nadie ha vendido más hoteles que yo en Colombia", afirma.

Su estilo gerencial ha estado marcado por la importancia que les da a la motivación y a la planeación como factores primordiales para hacer exitosa cualquier estrategia comercial, y al cuidado con que maneja las relaciones humanas. "Yo no tengo esclavos", "a los amigos hay que ayudarlos" y "lo que se dice se hace y lo que se hace, se hace bien", dice con frecuencia.

Así, completa 26 años en el sector y 20 como propietario de la firma que lleva su nombre, siempre listo a emprender nuevos proyectos. No en vano, en 2 meses comienza la venta del que es hoy su mayor reto empresarial: el Centro Comercial ABC Salitre, en Bogotá (Ciudad Salitre). En 7 meses, buscará con el Congreso de las Américas poner al mundo inmobiliario a hablar bien de Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?