| 6/16/1998 12:00:00 AM

Luis Cañón Moreno

El editor general de El Espectador tiene la meta de hacer de este diario el mejor de Colombia en materia informativa en los próximos 4 años.

Cargo

Editor general de El Espectador.



Reto

"Resucitar" informativamente a El Espectador y convertirlo en el primer diario de Colombia.



Talento

La planeación de los diferentes enfoques de la noticia "fría" o "caliente". La capacidad de conciliar los intereses comerciales, administrativos y

periodísticos del diario.



Educación

Periodista de la Universidad de La Sabana.



Trayectoria

Unidad Investigativa, jefe

de corresponsales y editor judicial de El Tiempo.

Jefe de redacción y editor general de El País.



Status familiar

Casado, tiene dos hijos.



Cuando Luis Cañón escribió su primer artículo hace 16 años, lo envió a El Espectador con la esperanza de que se lo publicaran. Pero esto nunca ocurrió. Entonces se lo mandó a Enrique Santos Calderón, actual subdirector de El Tiempo, quien lo incluyó en una edición dominical. Paradójicamente, Cañón es hoy es el editor general de El Espectador y es el motor de los cambios que, en sólo dos meses, le han devuelto la tensión a la competencia entre los diarios de Bogotá.



Luis Cañón es un periodista de la vieja escuela, en la que se siente la noticia hasta los huesos, Cañón conoce a su competencia por dentro. Inició su carrera periodística en el diario El Impulso de Barquisimeto (Venezuela). Desde 1985 ­cuando regresó a Colombia­ se vinculó a El Tiempo. Primero, sin contrato, escribiendo temas para ediciones especiales. Después formó parte de la Unidad Investigativa, fue jefe de corresponsales en Medellín y, por último, editor judicial.



Bogotano, de 42 años, es un periodista de la vieja escuela, un hombre que siente la noticia hasta los huesos. Cañón quiere acabar con el mito según el cual un diario no se puede programar. Así lo hizo con El País de Cali, diario en el que trabajó entre 1992 y 1998 y al cual sacó de la postración. "Es más difícil resucitar un periódico que empezar uno nuevo", dice al referirse a la misión que ha emprendido en el diario capitalino.



Cañón ha escrito tres libros. Por el primero, Barones de la cocaína, Historia del narcoterrorismo, fue amenazado y tuvo que abandonar Medellín. Pero durante su estadía en la capital antioqueña vio la necesidad de preparar un libro sobre Pablo Escobar, un proyecto que culminó con la publicación de El patrón. Su libro más reciente es Peregrinos del sida, que se basa en una investigación sobre el VIH y fue escrito cuando trabajaba en El País.



El objetivo de Cañón, que comparten Rodrigo Pardo y Pilar Calderón, director y subdirectora del matutino, es convertir en 4 años a El Espectador en el mejor periódico de Colombia. Respecto al estado de la competencia con El Tiempo, dice: "antes ganaban por goleadas, pero ahora ganamos unos días y perdemos otros". Entre los recientes "goles" periódisticos de El Espectador están el informe en que se anticipó a destacar a Noemí Sanín ­el fenómeno de la niña­ como la revelación electoral; la investigación en Ferrovías, que llevó a la cárcel al ex presidente de esa entidad; y los reportes sobre los dineros estatales en las EPS y la crisis del campo colombiano.



Qué hace la calidad en un periódico es algo difícil de definir. El 80% de las noticias aparece en todos los diarios, pero es el 20% restante, junto con el enfoque, la profundidad y el estilo, lo que hace que un nombre se separe del montón. Cañón, un periodista formado en las trincheras, tiene a su cargo el rejuvenecimiento de El Espectador.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?