| 9/24/1999 12:00:00 AM

Liliana Restrepo

Una convencida de que la gente y el trabajo en equipo le apunta a la expansión internacional de Frisby.

Cargo

Gerente de Frisby.



Educación

Economista, Universidad Libre de Pereira. Cursos en finanzas, mercadeo y logística.



Trayectoria

Trabaja en Frisby desde hace 22 años, cuando se fundó la empresa.



Status

Casada. Dos hijos.



Liliana Restrepo ha estado presente en el desarrollo de Frisby desde hace 21 años, cuando la firma nació como un pequeño negocio de pizzería. Hoy, ella es gerente de esta empresa, el segundo negocio de comida rápida de Colombia y orgullo de los pereiranos.



Antes de llegar a la gerencia, hace un año, Liliana tuvo la oportunidad de conocer como nadie cada una de las áreas y los procesos de la compañía. Este conocimiento es su principal aliado para lograr las ambiciosas metas que se ha propuesto para la empresa en la conquista de mercados internacionales.



Para ella, la actual etapa de bajo dinamismo que vive la economía debe ser entendida como una oportunidad para ajustar la empresa y prepararla para los retos futuros. El excelente posicionamiento de Frisby le ha permitido concentrar su gestión hasta ahora en reestructurar la operación para asegurar la rentabilidad futura. Cerró las unidades de negocio que no estaban siendo rentables, implementó un modelo de inventarios para elevar eficiencia y reducir costos, y ha puesto en marcha un proceso general de reingeniería, sin perder de vista que la motivación y el entusiasmo de los empleados son el factor crítico de éxito en una empresa de servicios.



Pero la gran oportunidad fue dar participación a los colaboradores para que en equipo desarrollen ideas y soluciones. "Lo importante es capitalizar el saber y el conocimiento de cada uno de ellos para que con sus ideas se generen soluciones efectivas". Su trabajo en Frisby en transformación cultural y en el desarrollo de la empresa como un equipo humano le han servido de apoyo en la gerencia.



Y la empresa se está expandiendo. Durante este año, Frisby completó 63 puntos de venta propios gracias a la compra de Rico McPollo, que le sirvió para posicionarse en Bogotá y entrar en la Costa Atlántica. La meta es la internacionalización y para ello lo principal es desarrollar un programa de formación de líderes que serán las personas encargadas de las franquicias. Inversionistas de España y Estados Unidos ya han expresado interés en las franquicias de Frisby.



Las franquicias se desarrollarán manteniendo la calidad del servicio al cliente. "La filosofía de Frisby ha sido la de formar a su gente y lo decimos en nuestro lema: 'nuestra gente hace la diferencia'".



Los planes son claros: durante los próximos dos años, aparte de lograr que Frisby llegue a los mercados internacionales, Liliana se concentrará en formar a su sucesor.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?