| 9/5/2003 12:00:00 AM

Ketty Valbuena Yamhure

Decidida, apasionada y comprometida, esta mujer debe organizar la parte administrativa, legal y de contratación de la Fuerza Pública.

Cargo

Secretaria General del Ministerio de Defensa Nacional.



Educación

Ciencias Jurídicas de la Universidad Javeriana, 1978. Realizó diversas actualizaciones en Derecho comercial, financiero y en asuntos administrativos.



Trayectoria

Secretaria General del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, 2000-2002. Secretaria General del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, Fogafin, 1995-2000. Vicepresidente del Banco de Comercio Exterior, Bancoldex, 1992-1995. Asesora, subdirectora jurídica y secretaria general del Fondo de Promoción de Exportaciones, Proexpo, 1990-1991. Subsecretaria general de la Asociación Bancaria de Colombia. En su ejercicio profesional ha sido miembro de distintas juntas directivas.



Status

Casada, una hija.



Servidora pública de vocación, quienes la conocen la describen como una persona comprensiva y apasionada. "Ella es arrolladora, un ser humano valioso que entiende a la gente", dice su amigo Carlos Caballero Argáez. Ketty Valbuena se abrió campo a punta de trabajo constante y hace parte de una élite sin apellidos que se dedicó por completo a la gestión pública.

Al referirse a su trayectoria profesional, su ex jefe Jorge Castellanos afirma que es una de las defensas con que cuenta el país cuando las cosas se complican, "en medio de una crisis se requiere gente con sus características". Su cargo actual no es fortuito. Llegó al Ministerio de Defensa con la experiencia de pruebas similares.

En el Ministerio es responsable de temas administrativos, legales y de contratación. En todos ellos se ha planteado objetivos concretos enmarcados en una política de defensa nacional clara y ya se ven los resultados. En los administrativos, tercerizó algunos procesos, pues está convencida de que el Ministerio se debe concentrar en sus tareas específicas. En lo legal, ha fortalecido la defensa jurídica del sector Defensa. En contratación, como una política expresa de la ministra Martha Lucía Ramírez, está integrando a las Fuerzas Militares y de Policía. Todo esto, explica, para aprovechar economías de escala y una mayor eficiencia en la institución.

Es la mayor de una familia de 5 hijos, de ascendencia libanesa. Su crianza y el paso por el colegio Liceo Francés forjaron su carácter. Estudió Derecho en la Universidad Javeriana donde compartió clases con Eduardo Posada Carbó, Luis Carlos Villegas y Gustavo Bell. Su primer trabajo en la Asociación Bancaria fue una excelente escuela. Acompañó a Carlos Caballero Argáez en la dirección de Proexpo desde donde liquidaron la institución; sentaron las bases de Bancoldex, Proexport, Segurexpo y Fiducoldex, y con esto, la configuración del esquema institucional del comercio exterior.

Como conciencia jurídica de Bancoldex, durante dos años puso a andar el proyecto. Tuvo una prueba de fuego cuando afrontó la crisis financiera de 1999, junto con Jorge Castellanos en Fogafin. Castellanos le asignó grandes responsabilidades, como la capitalización del Banco Superior.

Llegó al Ministerio de Hacienda por petición de Juan Manuel Santos. Allí sobrellevó una gestión llena de medidas impopulares. Santos le reconoce un gran apoyo en esta cartera, y le agradece. El hecho de que Santos y Castellanos solo tuvieron una demanda, mientras que Carlos Caballero no tuvo ninguna, prueba su forma efectiva de cuidarles la espalda a sus jefes.

Su temperamento y lealtad le han creado problemas. Según María Mercedes Cuéllar, "colegas y colaboradores, reconocen en ella una persona valiosa y humana". Tal vez otros, que solo perciben su imagen estricta en el trabajo, se podrían sentir intimidados.

En este largo camino, Ketty agradece a su familia el apoyo incondicional en su compromiso constante con el trabajo y con sus metas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?