| 3/30/1998 12:00:00 AM

Juana Uribe

Una guionista, decidida a cerrar la brecha entre creatividad y negocio en televisión, definirá el contenido del canal privado de RCN.

Cargo

Vicepresidente creativo del canal privado de RCN

Futuro

Crear una programación exitosa para el canal, con un sello distintivo en el mercado.

Talento

Experta en el diseño y ejecución de series de televisión de alto rating. Excelente conductora de grupos creativos.

Educación

Guionista del Centro Studi Comunicazione de Roma (1986). Egresada del Programa de Formación de la Radio Televisión Italiana, RAI, en pre y posproducción (1986).

Trayectoria

Libretista de RTI y Cenpro. Gerente de Programación y Proyectos de Cenpro.

Status familiar

Casada, sin hijos. Le gustan los niños, pero hasta ahora no le han hecho falta.



Hacer buena televisión es lograr un equilibrio mágico entre arte y negocio. Hay que tocarle la fibra al público: es arte. Pero también se necesitan planeación, presupuestos, manejo de la gente. Si la cosa falla, se pierde mucha plata.



Juana Uribe es vicepresidente creativo del canal privado de RCN. En su oficina se decidirá la programación del canal, cuyo presupuesto es de US$70 millones al año. Tiene una trayectoria de éxitos en el diseño de series de televisión que es notable por su consistencia. Como gerente de programación de Cenpro tuvo a su cargo programas que marcaron época, como De Pies a Cabeza, Los Reencauchados y Tiempos Difíciles. Ahora enfrenta el reto de su vida: demostrar que es posible darle una personalidad y un sello de calidad a un canal completo, justo cuando se privatiza la televisión en Colombia.



Su éxito ha sido, precisamente, ser capaz de canalizar la creatividad de grupos de gente talentosa con un método de producción moderno, para hacer televisión de calidad. Introdujo en el país la figura del productor integral, la persona que se encarga de un programa de televisión desde su concepción hasta lograr la acogida del público.



El productor tiene que captar en el ambiente lo que el público desea ­¿amor?, ¿acción?­; decidir el género del programa ­¿comedia?, ¿telenovela?­; escoger el escenario para desarrollar la trama ­¿hospital?, ¿academia de modelaje?­; definir los personajes ­¿mujeres?, ¿jubilados?­... Y además decide quién escribe, quién dirige, quién actúa y a quién se le da plata. En una programadora de televisión, el productor es dios.



Parece demasiado trabajo para una persona. Y lo es: su ocupación es coordinar el trabajo de los demás. Descompone el proceso creativo en partes, asigna tareas a las personas adecuadas y mantiene la coherencia del grupo. Además, todo debe parecer fácil. Ningún espectador debe imaginarse que la primera escena de un programa fue escrita por un guionista y la segunda por otro.



En Italia y Francia, donde se preparó como guionista, Juana Uribe descubrió la metodología que permite trabajar la televisión como un proceso productivo cualquiera. Y a fuerza de constancia ha logrado desarrollarla en Colombia. "En todos mis trabajos busqué convertirme en la persona que hacía falta para que se pudiera hacer lo que se debía hacer", dice. "Los intelectuales que hacen televisión frecuentemente viven frustrados. Pero si uno no entiende que la televisión es un negocio, no va a hacer buena televisión. Por eso me propuse ser el puente entre los dos lados del problema".



"Lo importante", dice, "es no olvidar nunca el verdadero papel que uno cumple: ser un verdadero representante del público en el canal".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?