Juan José Echavarría

| 5/2/2003 12:00:00 AM

Juan José Echavarría

En Fedesarrollo fue el principal opositor del manejo fiscal del gobierno. Ahora, lleva su pragmatismo al Banco de la República.

Cargo

Nuevo codirector del Banco de la República.

Educación

Ingeniería Administrativa, Escuela de Minas, Universidad Nacional de Colombia, Medellín, 1973.

Maestría en Economía, Universidad de Boston, con un año de doctorado en el programa de Business-Economics en la Universidad de Harvard, 1976.

Doctorado (DPhil) en Economía, Universidad de Oxford, 1994.

Trayectoria

1977 - 1983, investigador Fedesarrollo.

1984 - 1985, decano de la facultad de Ciencias Económicas, Universidad Nacional de Colombia, y gerente de la Empresa Editorial de la Universidad Nacional.

1990-1992, director de investigaciones económicas, Federación Nacional de Cafeteros. 1990- 1989, subdirector y director (encargado) Fedesarrollo.

1992-1994, viceministro de Comercio Exterior de Colombia y negociador principal de los acuerdos comerciales con Chile, Centro América, Caricom y en el G3.

1996 - 1998, consultor de comercio internacional en la OEA; investigador Fedesarrollo. 1996-1994, ministro plenipotenciario de la Misión de Colombia ante la OEA.

1998 - 2003 (abril), director ejecutivo Fedesarrollo.

Status

Casado, 2 hijos.



Muchas veces, los análisis de las grandes variables macroeconómicas son tan teóricos que se olvida su impacto sobre el mundo empresarial. Y es que pocos economistas son capaces de juntar lo macro y lo micro, la teoría y la práctica. En el gremio de los economistas, Juan José Echavarría es reconocido por tener esta rara mezcla. "Cuando mira un tema analiza toda la literatura y teoría existentes, lo cual hace que rápidamente se vuelva un experto en cada materia. Pero le gustan las cosas aplicables y prácticas, que tengan un gran impacto", dice María Angélica Arbeláez, actual directora encargada de Fedesarrollo.

Esto se puede deber a su sólida formación académica, producto de su paso por varias de las más prestigiosas universidades del mundo y a su gran conocimiento de la coyuntura colombiana, gracias a su vínculo permanente con Fedesarrollo. Por esta razón, es difícil encasillarlo en una ideología. No es ortodoxo ni heterodoxo y, en cambio, tiene una visión pragmática. No es radical ni tiene posiciones a priori frente a ningún tema. Miguel Urrutia, director del Banco de la República, a quien Echavarría considera como su maestro, lo define como "un economista cuantitativo pues deriva sus conclusiones de trabajar los datos, lo cual le ha dado gran prestigio intelectual". Por ejemplo, es reconocido por haber hecho uno de los análisis más detallados del desarrollo y evolución del sector industrial (su tesis de doctorado). También es considerado uno de los mayores expertos en comercio exterior pues fue el negociador principal de los acuerdos que firmó nuestro país en el G3 (México y Venezuela), Chile y Caricom.

Esta combinación de trabajo y aplicación hizo que durante los últimos 5 años, Echavarría cumpliera el sueño de toda su vida: ser director de Fedesarrollo. Se va, según él mismo, al mejor puesto que podría conseguir. "Todo economista en Colombia quiere ser director de Fedesarrollo, ministro de Hacienda y miembro de la junta directiva del Banco de la República".

En Fedesarrollo, Echavarría lideró importantes proyectos como la misión Alesina, de la cual el MIT Press publicará un libro que se convertirá en referencia obligada sobre la institucionalidad del país. También participó activamente en la misión del Ingreso Público.



Durante su dirección, Fedesarrollo elaboró dos nuevas encuestas: la social y la de confianza del consumidor. La primera, una idea de Juan Luis Londoño, uno de sus grandes amigos, es una radiografía de lo que ocurre en materia social, que permite tomar medidas más ágilmente en este frente. Y la segunda, por ser uno de los mejores termómetros de la actividad económica, ayudó a la entidad a consolidarse como uno de los líderes en la mirada de la coyuntura.

Para muchos, toda esta trayectoria le da a Echavarría un gran olfato para saber de dónde viene y para dónde va la economía y para analizar el efecto que tendrán las decisiones de la junta sobre el sector real y su impacto social.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.