| 3/16/2007 12:00:00 AM

Juan Fernando Posada

Hace seis meses, asumió la gerencia general de Stanford Bank en Panamá. Su meta es llegar a una participación en el mercado de 10% en los próximos dos años y convertir ese país en la capital de los negocios del banco en América Latina.

Juan Fernando Posada tiene el reto de montar un nuevo banco a Panamá: el Stanford Bank, entidad del Stanford Financial Group, una red global de compañías que provee servicios financieros. El grupo tiene 70.000 clientes en 102 países y 3.000 empleados multinacionales. Posada es el responsable del banco, la fiduciaria y una casa de valores. Bajo su gestión deberá competir con bancos panameños como el Global Bank y el Banco General, con sólidas estructuras de capital que también ofrecen productos y servicios a un segmento élite. El grupo, aclara Posada, ha sido exitoso en la administración de inversiones y sus productos no irán dirigidos al segmento popular, sino a personas de patrimonios altos o profesionales. El banco contará con un patrimonio semilla de US$15 millones y la meta es llegar a US$100 millones en activos al terminar el año.

Posada es economista de la Universidad Javeriana y tiene una maestría en historia económica del London School of Economics. Desde el inicio de su carrera laboral siempre ha estado involucrado en los negocios financieros, sobre todo en lo relacionado con temas estratégicos. Trabajó en entidades como Fiduciaria Colmena, Colbolsa, Citibank y Colpatria. En 1992, se trasladó a Caracas, Venezuela, porque fue nombrado el CFO (chief financial officer) de la CAF (Corporación Andina de Fomento). En este cargo se destacó por lograr programas de papeles comerciales y créditos sindicados que superaron US$1 millón. Gracias a la calidad del banco, su sistema de información y manejo, la entidad recibió en 1995 el premio Euromoney, como mejor prestamista latino. Después de 4 años en la corporación, participó como socio senior en la creación de Finanzas y Proyectos, una nueva corporación financiera en donde estructuró proyectos de banca de inversión y reestructuración de compañías. En 1998, la compañía se fusionó con el Banco Unión Colombiano, una pequeña entidad en crisis. Por este motivo, Posada debió asumir un mayor reto, pues debía reestructurar el capital base del banco, algo que logró en solo un año. En 2001, Posada fue nombrado CEO (chief executive officer) del banco, y en 3 años los activos pasaron de US$142 millones a US$400 millones. En 2005, el banco fue adquirido por el Grupo Aval a un precio récord, siendo una de las más altas transacciones que se han dado en el país.

Como gerente de Stanford Bank, planea que la administración de capital tenga un enfoque conservador, que siempre ha sido una política de este grupo financiero para proteger del riesgo a sus clientes. Su operación será respaldada por la red global de compañías que provee servicios de banca privada, de inversión, servicios fiduciarios y de corretaje de valores, entre otros. Este economista se siente seguro por el proceso de expansión que experimenta el banco. "Estaremos apoyados en dos pilares: servicio al cliente y tecnología", explica. Además, en su operación global, el grupo maneja US$30.000 millones en activos en depósitos, bajo administración o asesoría. Esto le da seguridad a Posada para sentirse como uno de los grandes.

Las personas que trabajan con él lo describen como alguien que desarrolla profesionales, confía en sus empleados y siempre trabaja en equipo. Adicionalmente, "se preocupa por sus compañeros y su vida personal y siempre tiene tiempo para sus empleados. Apoya las iniciativas y en caso de dificultades siempre está para resolverlas", dice Natalia Mejía, quien presidió Fiduciaria Unión.

Por ahora, la operación panameña es la más pequeña del grupo en América Latina, después de la de Colombia. Pero tiene un modelo de gestión en Panamá que podría traducirse en planes más ambiciosos en el mediano plazo. A sus 46 años, su meta es llevar el banco a otros países de Latinoamérica y el mundo. En el largo plazo, quiere seguir desarrollando este tipo de proyectos, teniendo siempre como opción regresar a Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?