Juan Carlos Ortíz

| 7/21/2000 12:00:00 AM

Juan Carlos Ortíz

Con una campaña antidroga, ganó el premio más importante de la publicidad colombiana: el León de Oro en el Festival de Cannes.

Comunicador social, 1989,

Pontificia Universidad Javeriana.

Dirección de cine, 1989-1990,

Escuela Internacional de Cine en Cuba.



Trayectoria

En Leo Burnett

1990 Copy

1993 Director de grupo creativo

1994 Entrenamiento Leo Burnett Canadá

y Leo Burnett Chicago

1996 Vicepresidente creativo

1999 Gerente general



Status

Casado, sin hijos.





Como los ciclistas colombianos cuando ganaban las épicas etapas del Tour de Francia y se bajaban exhaustos de la bicicleta después de agotadoras jornadas que los llevaban a coronar los Pirineos o los Alpes envueltos en una bandera de Colombia, Juan Carlos Ortiz, gerente de Leo Burnett, coronó una de las cimas más importantes de la publicidad en el mundo y puso a Colombia como protagonista en esta industria, paradójicamente con el tema que genera una mala imagen: la droga.

"Me emocionó mucho que Colombia haya ganado el premio con un comercial antidrogas hecho por colombianos y reconocido internacionalmente. Es decirle al mundo: somos parte de un problema, pero también parte de la solución...", dice Ortiz.



Allí se dan cita anualmente todos los gurús de la publicidad, participan las agencias más importantes del mundo y miles de piezas publicitarias concursan para ganar el León de Oro, en cada una de las 18 categorías, o al menos, por los trofeos de plata y bronce.



En Cannes, el 24 de junio, recibió el León de Oro, en la categoría de Bien Público, con el comercial de prevención de consumo de droga, referencia Caspa, y con el que ha ganado otros cuatro premios internacionales.



Había viajado invitado para participar en un panel sobre publicidad en Latinoamérica, que era, de por sí, un logro importante. Sin embargo, la noche del viernes 23 de junio, Michael Conrad, el chairman de Leo Burnett, lo llamó al hotel y le dio la buena noticia: al día siguiente iba a recibir el premio más importante en la historia de la publicidad en Colombia.



A sus 32 años, recibió el fruto de un trabajo que por más de 10 años ha venido cultivando en Leo Burnett. Desde su primera campaña con Desenfriol Plus, en la que un gigantesco guante de boxeo golpea a un personaje que soportaba una fuerte gripa, hasta las muy reconocidas actualmente, como las Momias de Ace, el lugar equivocado de Davivienda o alguna de las 23 cuentas que hoy tiene la agencia, ha sido una experiencia singular y enriquecedora, "Somos un equipo con las empresas, que son las forjadoras, motivadoras y aliadas para estos desarrollos".



Su afición por el fútbol (es hincha del Santa Fe) lo convenció de tener criterios de largo plazo, "porque a quien le guste el equipo rojo, no puede ser cortoplacista". No en vano lleva más de 25 años sin poder refrendar un título profesional en el torneo colombiano.



En la publicidad vio el escenario perfecto para mezclar todo lo que lo apasiona: el cine, la literatura, el arte, la filosofía, "es meter todo en una licuadora y de ahí sale la creatividad pura".



Así entró al negocio de las ideas. Allí no se responde a ciencias absolutas ni a fórmulas matemáticas. Solo a la posibilidad de trabajar en equipo, porque está seguro de que varias cabezas piensan más que cualquier genio...



La incubadora tiene 45 empresas creadas y espera terminar el año con más de 80. Allí se mezclan iniciativas desde la ingeniería de control, automatización, ingeniería de análisis, biotecnología, biomedicina y comunicaciones. Hoy, rodeado de 'empresarios' que en su mayoría no superan los 26 años, Montoya está empeñado en aportarle al país un pensamiento empresarial que crea en la gente joven.



Y es que él también volvió a nacer. "Cambiar de vida fue una decisión espectacular. Hace diez años no sabía qué era 'echarle el cuento' a la gente para que se entusiasmara a crear empresa. Hoy el objetivo es despertar la inteligencia dormida que el país guarda para hacer negocios...".
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.