| 7/2/1999 12:00:00 AM

José M. Carbonell

Gerencia de valor para Olímpica.

Cargo

Vicepresidente financiero de Olímpica.

Educación

Administrador de Empresas de la Universidad del Norte. Magíster en Administración de Empresas, Eafit.

Trayectoria

Director banca de inversión Cofinorte, 1990-92; Sonovista Publicidad, 93; Coinvol, 94; Coincar, 95; gerente de Inmobiliaria Char, 96.

Status

Soltero



No es coincidencia que de los 20 grupos económicos más grandes del país, Olímpica haya sido uno de los dos que generó valor en 1998 y el único que creó valor en los últimos tres años (ver Dinero 83). Desde hace 20 meses, el equipo liderado por José Manuel Carbonell está preparando el terreno para poder adoptar este indicador de desempeño que, aunque nuevo para las empresas colombianas, es utilizado desde hace años con éxito en el exterior.



Barranquillero, de 38 años, el vicepresidente financiero de Olímpica es una persona analítica, inquieta y meticulosa hasta el extremo. Está consciente de que va a ser muy difícil poner en práctica la metodología para medir el desempeño de la empresa y de sus trabajadores bajo los criterios de generación de valor. Por eso mismo, está empeñado en que las cosas se hagan muy bien desde el principio, aunque tenga que avanzar lentamente. "Si nos equivocamos en la presentación, corremos grandes riesgos", afirma.



Actualmente están terminando de hacerle ajustes al modelo y preparándose para evitar al máximo el shock cultural que su aplicación ocasionará entre los empleados, ya que uno de los puntos del esquema consiste en implantar una remuneración variable, de acuerdo con logros concretos en la generación de valor.



Hasta el momento, la alta dirección es la que ha estado involucrada en el tema, pero en fases posteriores se incorporará a la estructura media y, en último lugar, a la base.



Consciente de que uno de los pilares de la estructura de todo el modelo es la información y de que tener datos oportunos y actualizados es indispensable para la toma de decisiones, Carbonell inició hace cerca de dos años una reestructuración de los procesos contables en la compañía.



Los frutos de este giro ya se están viendo. Hoy no sólo se pueden generar estados financieros con un alto nivel de desagregación, sino que están disponibles entre 15 y 22 días después del cierre del mes, cuando lo normal era producirlos pasados los 60 días. Esta agilidad se logró gracias a los cambios introducidos en el área contable y a la adopción de un software de manejo de recursos (ERP).



El reto para Carbonell no es fácil, porque debe lograr que los empleados entiendan los beneficios de adoptar un sistema basado en valor, para que así puedan digerir mejor el futuro inmediato cuando la remuneración tenga un alto componente variable. Y del éxito que tenga en esta labor, va a depender la viabilidad del nuevo esquema.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?