| 3/16/1998 12:00:00 AM

José Darío Uribe

Un paisa independiente, hecho en la meritocracia, es el nuevo gerente técnico del Emisor. Su obsesión, bajar la inflación a un dígito.

Cargo

Gerente Técnico

Banco de la República.



Futuro

Las estrategias monetarias y cambiarias que reduzcan la inflación a un dígito en los

primeros años del siglo XXI.



Talento

Conoce como nadie la macroeconomía colombiana. Experto en inflación. Sabe trabajar en grupo.



Educación

Ph. D. en Economía de la U. de Illinois (Champaign- Urbana), 1992. Economista de los Andes y Administrador de EAFIT.



Trayectoria

Subgerente de Estudios Económicos del Banrepública desde 1993. Asesor de la Federación de Cafeteros y jefe de la Unidad de Programación Global, de Planeación Nacional.



Status familiar

Felizmente casado, tiene un hijo.



A este paisa, conocido como Jota, lo obsesiona un sueño: bajar la inflación a un dígito en los primeros años del siglo XXI. Y este Ph. D. es una de las pocas personas con la habilidad y la influencia para hacer de esta idea una realidad.



Recién posesionado como gerente técnico del Banco de la República, José Darío Uribe es el cerebro detrás del organismo económico más importante del país. En su despacho se originan los estudios de política monetaria, cambiaria y crediticia que sirven de base para las decisiones de la junta directiva del Emisor. Esto mide la dimensión del cargo: mientras Sarmiento Angulo maneja los US$2.000 millones de sus bancos, Jota es el responsable técnico del manejo de los US$9.500 millones de las reservas de Colombia.



Uribe es, además, el primer antioqueño en los últimos 40 años que llega a una posición que parecía reservada para bogotanos. La lista de sus antecesores ilustres incluye a Francisco Ortega y a Miguel Urrutia.



Sus subalternos admiran en él la creatividad con la que aborda los temas económicos más complejos. Es obsesivo con la medición, cree que toda teoría hay que probarla y conoce las más sofisticadas técnicas económetricas. Ha publicado más de 20 "papers", durante su veloz y exitosa carrera pública. Su gran proyecto es preparar un completo conjunto de libros para mirar el país en el largo plazo.



Sereno, reservado, es hombre de pasiones. Adora enseñar y sus alumnos de la Javeriana y EAFIT lo han escogido como el mejor profesor.



Pero la macroeconomía no le ha cerrado las puertas al arte. Su pasión es la pintura, admira a Santiago Cárdenas y es visitante asiduo de las galerías. Rockero confeso y admirador de los Beatles, Depeche Mode y Cat Stevens, también se deja seducir por el son cubano. Aguardientero raizal, tiene el mérito de la sencillez y la fama de ser muy amigo de sus amigos.



Su virtud: el trabajo con la gente. Su logro hasta hoy: haber reunido al mejor grupo de economistas del país. Enemigo de las "palancas", no recibe a nadie por recomendaciones sino por méritos. En ese rechazo a todo lo que suene a "corbata", Jota es extremista: no ha podido siquiera aprender a hacerse el nudo de su propia corbata.



Nunca ha votado para presidente y es un escéptico por naturaleza. Cree que su compromiso con el Banco y con el país se mide por su propósito de poner la inflación colombiana al ritmo internacional y por su respuesta negativa a las jugosas ofertas de empleo que le han hecho bancos internacionales.



Al mando del cargo más estable del Estado colombiano (su rotación promedio es de diez años), Uribe ayudará, con su experiencia y pragmatismo, a conservar la independencia del Emisor y a definir el panorama económico del siglo XXI.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?