| 2/6/2004 12:00:00 AM

JOAQUIN PALAU

A la cabeza del Frigorífico Guadalupe, Palau ha transformado las operaciones de la empresa y la ha convertido en modelo de manejo ambiental.

Este ingeniero civil no les teme a los retos. Durante 15 años se dedicó a la consultoría en ingeniería en campos como el petrolero, el eléctrico y en proyectos de construcción de vivienda. Pero el desafío de sacar adelante una organización lo llevó a un mundo que desconocía: el de los alimentos. Así llegó a Frigorífico Guadalupe, la mayor planta de sacrificio de ganado del país, que atravesaba un difícil momento. Las autoridades ambientales lo tenían al borde del cierre por incumplir las normas de control de las aguas residuales. El frigorífico, además, requería una profunda reorganización para ser más productivo.

Palau, con decisión y entusiasmo, lideró un proceso de modernización y cumplimiento de estándares ambientales del frigorífico. La empresa desarrolló plantas para tratar internamente sus aguas residuales por una fracción del costo de otras soluciones. Con sistemas mucho más sofisticados, hoy el frigorífico es un modelo de gestión ambiental y ha recibido premios como el Planeta Azul y el de Excelencia Ambiental Distrital que otorga el Dama en Bogotá. Además, los proyectos ambientales se convirtieron en una nueva línea de negocios para la empresa que le genera ingresos por más de $4.000 millones al año.

La labor literalmente desvelada de Palau en el frigorífico -duerme 3 ó 4 horas diarias- tocó todas las unidades de trabajo. En servicio al cliente, por ejemplo, lideró un proceso que culminó en la organización de un departamento encargado del tema, pero que además cambió la forma de actuar de la empresa. "Gracias a ello, hemos crecido un 20% en los últimos dos años, mientras el mercado ha decrecido un 5%", afirma.

Pero el ejecutivo también le atribuye el éxito empresarial a su equipo de trabajo, al que califica de comprometido, entusiasta, valiente a la hora de encarar retos y, sobre todo, que actúa con transparencia.

Palau es un firme convencido de la necesidad de estar enterado de lo que pasa en el mundo. Por eso, asiste con frecuencia a congresos del sector en Europa, Estados Unidos y Suramérica.

Pronto inaugurará un centro comercial dedicado a los cárnicos y su siguiente reto será desarrollar nuevos servicios dentro del frigorífico. "Mi idea es que cada día ofrezcamos un servicio más integral", concluye.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?