| 12/12/2003 12:00:00 AM

Jerónimo Castro Jaramillo

Al frente de Colfuturo, ha aumentado el número de beneficiarios y los recursos para que más colombianos se preparen en el exterior.

En 1992, Jerónimo Castro fue seleccionado por Colfuturo para ser uno de los beneficiarios de los programas de financiación que lo llevó a hacer una maestría en el London School of Economics en Londres.

Nueve años más tarde fue escogido como director ejecutivo de la fundación, cargo que ha desempeñado en los últimos tres años. Colfuturo es una fundación sin ánimo de lucro, producto de un esfuerzo conjunto entre el sector público y privado. Mediante un fondo -que asciende a más de US$27 millones- financia a profesionales colombianos de todas las áreas para que tengan acceso a estudios de posgrado en el exterior. Una vez graduados, y al regresar al país, la mitad de ese apoyo se convierte en una beca.

Durante la gestión de Castro, el patrimonio de Colfuturo ha crecido en casi el 30%, y el número de ofertas de apoyo de beneficiarios, que en 2000 eran de 96, pasó a 190 en 2003. Igualmente, implementó un proceso de sistematización que facilita la aplicación para la convocatoria y proporciona a los estudiantes en el exterior la información en línea del estado de su cuenta. Después de 3 años como cabeza de la fundación, no solo ha aumentado el número de beneficiarios y los recursos, sino la vocación de servicio de Colfuturo. "Hay un gran potencial para que la fundación haga mucho más de lo que ha hecho en los anteriores 12 años", dice Castro, para quien el continuo aprendizaje es fundamental.

Después de su posgrado en Inglaterra, Castro ingresó a Coinvertir como director de proyectos y 5 años después llegó a la vicepresidencia de esa entidad. Pero Castro también es un emprendedor. Esta vocación lo llevó a crear, junto con otros socios, la firma Latinadvisor.com, un portal de internet dedicado al B2B en momentos en que este medio era considerado la revolución de los negocios modernos. En 7 meses pasó de tener 4 empleados en Colombia a 140 repartidos en Brasil, Argentina, México y Estados Unidos. Aunque el negocio fracasó, le dejó varias lecciones. "Las cosas más importantes son la transparencia personal, la honestidad intelectual y moral, y la capacidad de entender que las crisis son temporales". Este fracaso, lejos de desalentarlo, lo motivó a buscar nuevas opciones como empresario.

En 1994, mientras trabajaba en Coinvertir, fue gestor de Interacción Multimedia, compañía dedicada a desarrollar títulos editoriales para internet. Ahora, en su gestión en Colfuturo, está empeñado en sacar adelante proyectos como la financiación de estudios de alto nivel para docentes universitarios. Pero realmente lo apasionan los temas empresariales y con su carácter visionario y emprendedor está comprometido con su nueva idea de emprendimiento, Calipso. Esta compañía está dedicada a proveer soluciones sofisticadas de internet y comunicación corporativa en un esquema de outsourcing. Entre sus clientes ya se cuentan compañías como RCN, AeroRepública y Thomas Gregg. A Castro lo retan las metas ambiciosas, y ese ha sido el motor para sacar adelante nuevos proyectos, y para impulsar el crecimiento de Colfuturo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?