| 7/21/1998 12:00:00 AM

Jaime Ruiz Llano

Por primera vez llega un empresario a la dirección del Departamento Nacional de Planeación, un verdadero superministerio.

Cargo

Nuevo director del Departamento Nacional de Planeación

Reto

Ser el cerebro económico del nuevo gobierno.

Talento

Un hombre inteligente y práctico.

Educación

Ingeniero civil de la Universidad de Kansas. Especialista en planificación regional de la Universidad de Los Andes, magíster en ingeniería civil (Kansas) y en estudios de desarrollo (La Haya).

Trayectoria

Director del Instituto de Desarrollo Urbano de Bogotá, senador de la República, subgerente y gerente de Colombiana de Viviendas S.A.

Status familiar

Casado, tiene un hijo de 10 años



Planeación Nacional es el eje de las decisiones económicas del país. Estructura el Plan Nacional de Desarrollo, oficia como secretaría técnica del Conpes ­la máxima junta del gobierno­ y controla la inversión pública.



Ha sido, además, el centro de excelencia del sector público colombiano. Los mejores profesionales jóvenes aspiran a trabajar allí y los economistas con la mejor formación académica sueñan ser directores de Planeación.



El presidente electo Andrés Pastrana decidió nombrar como director de Planeación a Jaime Ruiz Llano. Este bogotano de 44 años es un empresario exitoso que ha hecho sus pinitos en la política. De familia con tradición arrocera, Ruiz ha dedicado la mitad de los últimos 15 años a gerenciar Colombiana de Viviendas S.A., y la otra mitad a ser la mano derecha de Pastrana en la Alcaldía de Bogotá, en el Senado y en la coordinación programática de sus dos campañas presidenciales.



Ha sido un hombre estudioso. Fue el mejor alumno del Colegio San Carlos, en sus estudios de ingeniería en los Estados Unidos, y en su posgrado en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya. Ha sido un investigador de los problemas públicos y todos sus amigos le reconocen que, aun en los temas más inesperados, es un hombre muy bien informado: siempre vive al día y con el último libro a la mano.



Ruiz es reconocido como un hombre inteligente y quienes han trabajado con él lo ven como un hombre práctico. Como ingeniero, es calculador en sus acciones. Es acelerado, escucha opiniones y es abierto a la discusión, pero es intransigente con lo que cree.



Los problemas a los que ha dedicado más tiempo son la modernización de las empresas de servicios públicos ­fue el ponente de esta Ley en el gobierno de César Gaviria­ y la educación, tema sobre el cual es obsesivo.



Es un hombre generoso. Ha sido miembro de la Junta del Hospital Lorencita Villegas y tiene una fundación para niños con problemas.



Este empresario exitoso, estudioso, práctico y generoso será el cerebro económico del nuevo gobierno. Su amistad con Pastrana lo hará el verdadero coordinador económico de su presidencia.



Mientras el Ministro de Hacienda ejecuta el ajuste fiscal, Jaime Ruiz será el encargado de volver al sector público a sus verdaderas prioridades. Su principal reto será demostrarle al país que los problemas no se resuelven con plata, sino con mejores políticas y reglas del juego. Y que más que teoría o leyes, al Estado colombiano le hace falta visión empresarial y sentido práctico. Estos serán, sin duda, los grandes aportes de Jaime Ruiz en esta difícil coyuntura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?