| 4/12/2006 12:00:00 AM

Jaime Alberto Peláez Espinosa

Como presidente de ImpSat Colombia, ha logrado que la compañía sea líder en el mercado de datacenter. Hoy es la única empresa privada de valor agregado en Colombia y ocupa el segundo lugar de facturación en Latinoamérica.

Jaime Alberto Peláez asumió la presidencia de ImpSat hace 6 años, con un reto muy grande, pues la casa matriz de la compañía entró en la ley de quiebras en Estados Unidos en 2001. Durante este período, este paisa se vio en la obligación de demostrar por qué ImpSat Colombia era un proyecto viable, independiente de su matriz. Para esto, reestructuró la deuda con un proyecto de financiación a mediano plazo con 23 entidades bancarias, que le permitió a la empresa continuar trabajando sin dificultad. Después, inició otra reestructuración con una emisión pública y logró que la empresa se quedara con un crédito sindicado a largo plazo.

Peláez inició su vida profesional en la Corporación Financiera Nacional, como analista de crédito, mientras estudiaba administración de negocios en EAFIT de Medellín. En 1987, fue promovido a gerente de Corfileasing S.A, la compañía de leasing de la corporación. A los cinco años, la empresa se fusionó con Suramericana y en esta alianza ascendió a vicepresidente financiero. En este cargo no duró mucho tiempo, pues el grupo antioqueño lo eligió como representante de ImpSat Colombia en la vicepresidencia administrativa y financiera. Durante este período, obtuvo todas las líneas de financiación necesarias para que la compañía iniciara operaciones. En 1999, lo nombraron vicepresidente ejecutivo de la compañía, que compró Americatel de Colombia. Al año, fue elegido presidente de la empresa y vicepresidente senior de Colombia, Ecuador y Venezuela. En este último cargo coordinó las áreas financieras y administrativas de estas regiones.

Para este administrador lo más satisfactorio de su gestión ha sido incrementar el tamaño de las redes con nuevos productos sobre IP, consolidar la base de clientes, fortalecer el nicho de clientes corporativos y mantenerse como líder en el mercado, a pesar de los nuevos competidores. Además, afrontar proyectos de infraestructura, como el desarrollo de una nueva forma de negocios integral datacenter, que ofrece servicios de equipos de recuperación de desastre (business continuity planning), optimización de recursos al compartir varios servidores, servicios de hosting y housing, entre otros.

La estrategia para lograr estos resultados es el lema de la compañía, ser socio tecnológico del cliente y no solo un proveedor. "El cliente ha entendido que somos un apoyo y un socio en el área de las telecomunicaciones. Además, el valor agregado es la gente; por eso, la capacitación de los ingenieros de la empresa en países como Estados Unidos, China y Canadá es continua", dice Peláez.

A sus 45 años, tiene como meta consolidarse como una compañía de IP, abrir otros nichos de mercado como las grandes pyme, fidelizar a los clientes con los productos y siempre ser rentable para los accionistas. A largo plazo se siente capaz de enfrentar cualquier gran reto dentro del sector económico colombiano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?