| 11/15/2005 12:00:00 AM

Horacio Arrázola

Cuando El Heraldo, de Barranquilla, cumplió 72 años, esta empresa familiar nombró a un miembro externo como gerente del periódico. Los resultados hablan por sí solos.

Durante 72 años, el diario El Heraldo, de Barranquilla, estuvo comandado por las familias Fernández Renowitzky, Gieseken Manotas, De la Rosa Manotas y Pumarejo Certain. Los fundadores fueron Juan B. Fernández Ortega, Alberto Pumarejo y Luis Eduardo Manotas, que levantaron la empresa periodística más importante de la Costa Caribe. El primer director fue Enrique de la Rosa, al que le siguió Juan B. Fernández Ortega en la década del 30. Fueron 7 lustros en los que estas familias estuvieron al frente de la labor periodística y administrativa de la compañía.

Pero en 2004, las familias tomaron una decisión trascendental: marginarse de la dirección y administración del periódico. Así fue como llegaron Gustavo Bell, ex vicepresidente de la República, y Horacio Arrázola, un ejecutivo con una amplia trayectoria en la industria de alimentos y bebidas, a manejar las riendas del periódico. El primero como director, el segundo como gerente.

El reto para Arrázola no es fácil. Debe transformar la cultura empresarial para que haga la transición de una compañía de familia a una con una administración profesional, y a la vez, mejorar los indicadores de gestión.

"La clave de asumir la responsabilidad de gerenciar una empresa familiar es el compromiso", asegura Arrázola. Y es precisamente el compromiso, unido a la experiencia y capacidad para coordinar los intereses que permitan efectuar los cambios, y el trabajo en equipo tanto con los directivos como con los empleados del periódico, lo que le ha permitido obtener buenos resultados en su primer año de gestión.

Durante 2005, la empresa viene creciendo de acuerdo con lo presupuestado, registrando un 42% de rendimiento. Por su parte, las ventas muestran un incremento del 14% en todo el año.

Arrázola explica que una de las estrategias que ha utilizado es desarrollar un liderazgo participativo en donde se definen unas políticas claras de responsabilidad, para generar resultados en cada una de las áreas de la organización.

Para este economista barranquillero, que fue, entre otros cargos, presidente de Cervecería Águila, el continuo desafío de hacer crecer El Heraldo y mantenerlo en el tiempo como líder de la Costa es de por sí el mayor reto.

En el futuro, Arrázola visualiza a El Heraldo, como centro básico de información líder en la región, como una empresa integral, en la que converjan la producción de información y de medios impresos. Tal labor será complementada con otras unidades que generen radio, televisión e internet.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?