| 3/26/1999 12:00:00 AM

Hernando Rojas

En dos años, Suburbia Capital logró convertirse en una alternativa de información para los bogotanos.

Cargo

Director de Suburbia

Educación

Abogado de la Universidad Externado de Colombia. Maestría en Comunicación de Masas de la Universidad de Minnesota.

Trayectoria

Consultor en una firma de abogados, gerente internacional de Asocolflores. Desde 1996, director de Suburbia.



El negocio es la urbe bogotana con sus contrastes y posibilidades, pero, sobre todo, su lado positivo. A principios de 1996 unos jóvenes visionarios vislumbraron un mercado para un periódico urbano. Había poca información, sólo la intuición emprendedora del grupo liderado por Hernando Rojas, un abogado que conoció el negocio de los periódicos gratuitos mientras hacía una maestría en Comunicación de Masas en Estados Unidos.



Los resultados de un estudio de mercado sobre un periódico urbano fueron positivos. Tal como imaginaban, había un vacío de información sobre la ciudad y pequeñas y medianas empresas que no tenían acceso a grandes medios de comunicación necesitaban hacer publicidad.



Rojas desarrolló un plan de negocios para lanzar Suburbia Capital, un periódico quincenal que llenaría ese vacío del mercado. Y logró convencer a otros 16 empresarios para que aportaran capital en un negocio de alto riesgo, pero con posibilidades. Un grupo diverso, compuesto por banqueros y hasta empresarios como Legis con experiencia en el negocio editorial.



El periódico arrancó en diciembre de 1996 con ese capital semilla y con la imagen de ser una empresa quijotesca que no daría resultados en el corto plazo. Los primeros dos años fueron muy duros. "Al principio, las agencias de publicidad ni nos miraban. No estábamos en sus presupuestos", dice Hernando Rojas, director de Suburbia. Pero poco a poco Suburbia, ahora semanal, fue ganando espacio. Imprime 70.000 ejemplares y su grupo objetivo son bogotanos entre los 15 y 35 años. Aunque trata temas urbanos, su fuerte es la información sobre qué hacer en el tiempo libre.



Suburbia no acudió a los canales de distribución que usan otros medios en Colombia. Por ser gratis, no genera una comisión por venta, lo que no resultaba atractivo para ningún quiosco o distribuidor tradicional. Por ello, diseñó su propio sistema: los jueves taxistas y estudiantes dejan periódicos en 1.580 puntos fijos como almacenes, centros comerciales, restaurantes y hoteles en toda la ciudad. "En seis horas distribuimos el periódico".



Este año arrancaron con una nueva inyección de capital de Legis, su socio principal. La meta en el 99 son 85.000 ejemplares y facturar $1.000 millones en publicidad. El próximo reto es que Suburbia Capital sea un éxito como negocio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?