| 8/8/2003 12:00:00 AM

Gustavo Ardila Latiff

Después de una carrera de 11 años en Bancoldex, acaba de ser nombrado como presidente de esta entidad financiera de segundo piso.

Cargo

Presidente Banco de Comercio Exterior, Bancoldex desde julio de 2003.

Educación

Programa de actualización profesional comercial. Instituto Tecnológico de Monterrey, 2002. Especialización en Banca. Universidad de Los Andes, Bogotá. Administrador de Empresas, Universidad del Rosario, Bogotá.

Trayectoria

Enero de 1992 a julio de 2003, Bancoldex

Presidente encargado, vicepresidente comercial

director comercial internacional, director comercial, director de control de crédito.

Julio 1991 - diciembre 1991, Jefe de control de crédito de Proexpo

Julio 1988 - junio 1991, director del departamento de servicios al sector financiero

Abril 1985 - julio 1988, gerente financiero Casa Markes (compañía de diseño interior)

Agosto 1983 - diciembre 1983, analista departamento Ingeniería Industrial

Status

Casado, 2 hijas.



En 1991, cuando dirigía el departamento de servicios al sector financiero de la Asociación Bancaria, Gustavo Ardila tomó una decisión: independizarse y montar una fábrica de pisos de madera. Sin embargo, en ese momento, Carlos Caballero, quien había sido su jefe en la Asociación, lo llamó para trabajar en Proexpo al frente del Departamento de Control de Créditos. Decidió, entonces, engavetar su proyecto empresarial, sin saber que empezaría una nueva carrera profesional que 11 años después lo llevaría a ser presidente de Bancoldex, entidad en la que se transformó Proexpo.

Su nombramiento se dio tras 7 meses de interinidad, pues Luis Monsalve, el candidato que llevó el ministro Jorge Humberto Botero a la Junta, no resolvió los problemas con la Procuraduría. "Sin duda, el nombramiento es un reconocimiento al trabajo en equipo y a la formación técnica de todos los profesionales y trabajadores del banco", afirma Ardila, un trabajador incansable, y que ha pasado por todas las etapas de Bancoldex, desde su inicio y el marchitamiento de Proexpo, hasta hoy, cuando está recibiendo los activos y pasivos del Instituto de Fomento Industrial (IFI).

Cuando llegó a Proexpo, Ardila tenía que verificar que a los créditos no se les dieran destinaciones distintas a los proyectos de exportación. Pero con el desmonte de Proexpo cambió el esquema. Se pasó de una entidad que vivía de una sobretasa a las importaciones a un nuevo modelo de apertura.

"Así, Bancoldex rediseñó los productos y servicios que antes ofrecía Proexpo", agrega Ardila.

Vino, entonces, la transformación comercial del banco, en la cual Ardila tuvo un papel protagónico, como director comercial, luego en la estrategia internacional y como vicepresidente comercial. Replanteó la estrategia con una identificación clara de sus clientes. Por una parte, encontrando en los intermediarios financieros del país y el exterior sus principales canales. Y, por otra, los empresarios -exportadores directos e indirectos- y los importadores -especialmente de bienes de capital- con el objetivo de vincular los recursos de Bancoldex en toda la cadena productiva. "Los intermediarios financieros son nuestros aliados en este proceso, y hay que convencerlos de que ofrecemos buenas alternativas para poder colocar recursos", dice Ardila. Tuvo que salir a maletear entre las entidades financieras en el país y en el exterior, como cualquier otro exportador, para que conocieran el banco y sus productos. Hoy Bancoldex tiene más de 70 intermediarios en otros países y en Colombia cuenta con 48 intermediarios financieros vigilados por la Superintendencia Bancaria, otros 19 especializados en microcrédito.

Ahora su reto es consolidar el banco luego de su proceso de fusión con el IFI y ofrecer un portafolio de productos y servicios que llene fallas de mercado y se especialice "porque ahora no podemos apuntarle a todo", puntualiza Ardila.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?