| 8/20/2004 12:00:00 AM

Frederik Jacobsen

Tomó las riendas de Tampa Cargo en uno de los momentos más difíciles de su historia, la recuperó y convirtió en la número uno de Miami. El desafío ahora es la expansión.

Frederik Jacobsen comenzó su carrera en el sector aeronáutico desde abajo, como despachador de vuelo de Lufthansa. Esa experiencia le enseñó que para dirigir es mejor conocer todas las operaciones de una compañía y sintonizarse con su gente, y fue decisiva para afrontar la tarea que asumió en 1998, cuando fue nombrado presidente de Tampa Cargo, una aerolínea colombiana de carga que había sido líder en la década del 80, pero que en los 90 había declinado.

Jacobsen, un bogotano convencido del trabajo en equipo, encontró la empresa en una precaria situación financiera y con una persistente pérdida de mercado. Se concentró entonces en un fuerte plan de austeridad y reorganización, que lo llevó a cerrar 2003 con un aumento del 44,7% en sus ingresos operacionales frente a 2002, y de 242% en su utilidad operacional, al alcanzar $16.401 millones.

"Encontramos los costos ocultos en una operación ineficiente. Uno de los primeros programas fue ser muy rigurosos en el mantenimiento de aviones, controlar los costos operativos y hacer una campaña muy agresiva de renegociación de contratos con los operadores. Miramos en detalle las operaciones aéreas, porque cada centavo que se ahorre tiene una repercusión final alta", explica Jacobsen. Otro tema importante en la recuperación de la empresa fue la construcción del hangar de mantenimiento en Medellín, que empezó a operar hace dos años y va a generar oportunidades de negocio en servicios aeronáuticos.

La segunda fase de su estrategia es la expansión de la compañía. "La idea no es crecer por crecer, sino hacerlo de manera que no afecte nuestro servicio. Queremos estar en los principales mercados de América y adicionalmente estamos examinando mercados como Europa con MartinAir Holland (aerolínea holandesa que tiene el 40% de la compañía)", afirma. En este plan es decisivo el fortalecimiento de la flota, con la adquisición de cuatro nuevas aeronaves que empiezan a llegar en agosto, y que tienen mayor autonomía de vuelo, lo que les permitiría cubrir rutas como Miami-Brasil. Tampa Cargo en los últimos dos años entró a Perú, Ecuador y Surinam, y está estudiando frecuencias adicionales a Centro y Suramérica.

El éxito de Jacobsen ha sido tener claro para dónde va la compañía y confiar en su equipo, empoderándolo e insistiendo en mantener los estándares de servicio. Una fórmula que ha dado éxito y que logró que la compañía, nuevamente, despegara.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?