Fernando Londoño

| 8/23/2002 12:00:00 AM

Fernando Londoño

Desde la multinacional Friesland, este caucano de adopción les brinda alternativas de desarrollo a los campesinos.

Cargo

Gerente de la compañía de productos lácteos Friesland Colombia, desde 1996.



Educación

Zootecnista de la Universidad Nacional de Medellín. Especialización en capacitación en industria tecnológica en la Universidad de Chile. Especialización en administración y control económico de la industria láctea en la Universidad Federico Ibáñez de Chile.



Diplomado en administración de negocios en la Universidad de Miami.



Trayectoria

Colanta, jefe de control de calidad, 1976-1979 y jefe de producción, 1978. Cooperativa Láctea Puracé, director de producción, 1978-1979. Cooperativa Colpuracé, subgerente, 1979-1991. Consultor internacional en desarrollo lácteo.



Profesor universitario 1989-1990.



Status

Casado, 3 hijos.



Fernando Londoño es un apasionado de la tecnología y un optimista con su país. Ese optimismo y esa pasión han llevado a este paisa a ser hoy quien es: un colombiano que no solo logró atraer la inversión a Colombia de la multinacional holandesa Friesland Coberco Dairy Foods, sino que también ha cumplido una importante labor social de generación de empleo en una zona tan rezagada como el Cauca, estimulando a los productores indígenas que hoy pueden vender la leche a precios justos y dejar de lado los cultivos ilícitos. Desde 1996, Londoño gerencia con éxito la industria de lácteos más reconocida en el suroccidente del país: Friesland Colombia.



Hoy, en sus plantas de Cauca y Nariño procesa 45.000 toneladas en productos lácteos con ventas de $44.000 millones anuales. Friesland maneja las marcas Puracé, Mambo y Bella Holanda, atiende 12.000 puntos de venta al día y genera 440 empleos directos y alrededor de 11.000 indirectos.



A pesar de su origen paisa, Londoño se ha caracterizado por luchar por el Cauca y otras zonas deprimidas. Después del terremoto de Armenia, ayudó a los damnificados con la entrega gratuita de sus productos, y desde hace 6 años apoya económicamente a la junta Pro Semana Santa en Popayán. Desde hace 27 años, Londoño trabaja con la industria láctea y se especializa en su desarrollo tecnológico.



En 1993, siendo subgerente de Puracé Productos Alimenticios, Londoño invirtió fuertes sumas de dinero (en gran parte, préstamos) para modernizar la compañía. Infortunadamente, la coyuntura del momento no favoreció la rápida recuperación de la inversión que la empresa estaba esperando, pues se desinfló la economía en 1994 y cayó el consumo.



La crisis se agudizó en 1996. En ese momento, Londoño pensó en la necesidad de buscar un socio que agregara valor a la compañía con inversión en capital y aporte tecnológico. Coinvertir, empresa que estimula la inversión extranjera en Colombia, lo contactó con Friesland Coberco Dairy Foods, reconocida multinacional de lácteos.



En 1996, la multinacional, que tiene su casa matriz en Holanda, incursionó en Colombia y se asoció con Puracé para crear Friesland Colombia. Para Puracé fue un éxito ser parte de esta multinacional que vende al año por US$4.400 millones. La compañía extranjera entró con un 70% de participación y la colombiana con el 30% restante.



Hasta 1999, Londoño lideraba una compañía que, aunque había tenido algunos tropiezos, no había enfrentado su mayor obstáculo: el paro campesino del Cauca, que aisló al suroccidente del país y le impidió durante 31 días abastecer sus mercados. Lo anterior golpeó fuertemente sus finanzas al perder cerca de $3.300 millones. El golpe financiero de Friesland obligó a los holandeses a capitalizar la compañía en 1999. Hoy, la multinacional tiene un 76% de participación.



Según cifras de Fedegan, el consumo per cápita de productos lácteos ha caído en un 10% en los últimos dos años. A pesar de lo anterior, Londoño cree en el nuevo gobierno y está convencido de que la ley de preferencias andinas, ATPA, que acaba de aprobar el gobierno de Estados Unidos, le traerá muchos beneficios.



Londoño está empeñado en seguir innovando en su negocio, y en posicionar a Friesland en el resto del país y en el grupo andino. A finales de agosto lanzará el primer yogur larga vida al mercado nacional y ya firmó contratos en Venezuela para exportar leche larga vida a ese país. Otro nicho importante será Ecuador, a donde quiere exportar leche fluida larga vida y más adelante arequipe y otros productos lácteos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.