Enrique Berrío

| 9/1/2001 12:00:00 AM

Enrique Berrío

Como presidente de la Cámara de Comercio de Barranquilla, logró lo imposible: que gobierno y empresarios jalen hacia el mismo lado.

Cargo



Presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Barranquilla.



Educación



1984 Abogado, Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá.



Trayectoria



Cámara de Comercio de Barranquilla.



1983-1986 Abogado de registro mercantil.



1986-1989 Director del área jurídica.



1989-1991 Subdirector ejecutivo.



1991 Presidente ejecutivo.



Status



Desde hace 18 años está casado con una bogotana. Dos hijos.



Desde su llegada a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barranquilla (CCB) en 1991, posición lograda luego de casi una década de labores en esa entidad, Enrique Berrío, un costeño que nació hace 43 años en Carmen de Bolívar, no ha cesado en su empeño por fortalecer la vinculación del empresariado del Caribe con los asuntos públicos que atañen a su región. Las iniciativas emprendidas por la CCB durante su gestión así lo demuestran.

Mediante la constitución de Producaribe en 1999, derivado del otrora Centro Empresarial de la CCB, empresas públicas y privadas de diverso tipo aunaron esfuerzos para mejorar su productividad con miras a encarar el reto de la internacionalización. Reconocido por Colciencias como eje del Sistema Nacional de Innovación para la Zona Norte, en 3 años de operación Producaribe ha capacitado cerca de 2.000 empresas y ha asesorado más de 600 proyectos dirigidos a mejorar la competitividad de las cadenas productivas de la Costa.



Así mismo, la necesidad de integrar al sector privado con la búsqueda de alternativas de desarrollo hizo posible que la CCB, junto con el Sena e importantes compañías de la región, conformara Cenpack, el primer centro tecnológico del empaque, embalaje y transporte creado en Colombia, tercero de su tipo en Latinoamérica. Desde su puesta en marcha hace 3 años, Cenpack ha asesorado técnicamente a más de 500 compañías colombianas, así como a empresas de Ecuador y Costa Rica que contratan sus servicios. La cooperación de diferentes empresas permitió conformar en 1997 Fundesarrollo, centro de pensamiento regional cuyas investigaciones han sido determinantes para el análisis de temas tan trascendentales como la ley de transferencias que cursa actualmente en el Congreso.



El proyecto de recuperación del centro histórico de Barranquilla es otro exitoso ejemplo de colaboración multisectorial. Gracias al trabajo conjunto de la CCB, la gobernación del Atlántico y varios empresarios, durante la última década fueron restauradas edificaciones emblemáticas de la ciudad como la estación Montoya, las caballerizas del antiguo tranvía y el antiguo edificio de la aduana. Actualmente, en este último recinto, cuyo rediseño fue galardonado con el Premio Nacional de Arquitectura en 1996, la CCB auspicia el funcionamiento de la principal biblioteca del departamento, que cuenta con más de 100.000 unidades de consulta y brinda acceso gratuito a más de 30.000 estudiantes al año.



Para Berrío, la colaboración armónica de entidades públicas y privadas en proyectos de beneficio colectivo es requisito para el desarrollo. Por esto, ahora una de las principales prioridades para la CCB tiene que ver con la generación de espacios de reflexión sobre la importancia y conveniencia de las actuaciones del Estado. Para tal fin, hace año y medio se creó la fundación Protransparencia, encargada de investigar y promover una intervención social más directa por parte de las empresas y el público general. "La idea es que el esfuerzo privado tenga un impacto público positivo. Se trata de hacerle entender a la gente la importancia de lograr algo en apariencia simple: que lo público sea precisamente eso, público".
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.