| 2/26/1999 12:00:00 AM

Emilio Echavarría

Con investigación económica, ha hecho de Suvalor algo más que una firma comisionista de bolsa.

Cargo

Presidente de Suvalor

Reto

Consolidar el trabajo en acciones enfocadas a personas naturales, mejorar la eficacia tecnológica y de investigación, y aprovechar la sinergia con Corfinsura y el Sindicato Antioqueño.

Talento

Orden, agilidad mental y una enorme capacidad de trabajo.

Educación

Administración, Eafit.

Máster en Administración y en Desarrollo Económico, U. de Londres.

Trayectoria

Fue vicepresidente financiero del IFI, gerente de Aliadas CFC y, desde hace 5 años, presidente de Suvalor.

Status familiar

Casado, tres hijos varones.



Emilio Echavarría no quiere que digan que Suvalor es la mejor ni la más grande ni la más efectiva firma comisionista de bolsa del mercado. Todo lo que hay que decir sobre su trayectoria al frente de la compañía lo resume en tres palabras: trabajo duro y resultados.



Trabajador incansable, cada nuevo reto le imprime más energía. Le sobra tanta pilera que la única manera de botarla es levantándose a las 5 de la mañana para salir a trotar. Pero, infaltable, a las 7:30 ya está en la oficina en la primera reunión del día con todo su equipo de trabajo, al que logró acomodar a ese ritmo después de 4 años de lucha.



Pero quizás el mayor aporte de Echavarría ha sido el interés por entregarle al cliente asesoría completa en lugar de limitarse a 'hacerle la vuelta en la bolsa'. Esa semilla de la investigación económica la heredó de Jorge Londoño, quien salió de la firma para ocupar la presidencia del BIC.



Pero la ha cultivado con tanto esmero que el departamento de investigaciones de Suvalor ha sido destacado como el mejor entre las firmas comisionistas colombianas y como el tercero del mundo en investigaciones económicas sobre Colombia. Estos reconocimientos se los otorgó Global Investor en 1996, World Equity en 1997 y en tres ocasiones la revista Latin Finance.



Ahora espera que la fusión entre las tres bolsas del país, Bogotá, Medellín y Cali, se dé con rapidez para lograr un mayor desarrollo del mercado de capitales en Colombia.



Su obsesión es conseguir que Suvalor no sea vista como la firma comisionista del Sindicato Antioqueño, sino como una compañía que le sirve a todo el mercado bursátil. Y lo está consiguiendo, pues los gerentes de las empresas de los demás grupos económicos ya no dudan en abrirles sus puertas cuando buscan información. Saben que aparecer en los informes bursátiles de la empresa les asegura su presencia en el portafolio de inversiones de los fondos extranjeros.



Gracias a ese empeño consiguió atomizar con mucha eficacia la colocación de los títulos inmobiliarios de Cadenalco, cuya segunda serie se acaba de emitir y que han resultado todo un éxito en materia de liquidez y rentabilidad.



Los retos de Echavarría este año son enormes pues debe mantener al día la opción bursátil a pesar de las caídas que han registrado los precios de las acciones y de las dificultades macroeconómicas que atraviesa el país.



Sus mejores estrategias seguirán siendo el trabajo duro combinado con una mayor eficiencia en las herramientas tecnológicas de la empresa y las alianzas que constituya para fortalecer la presencia de Suvalor en Colombia y en el exterior.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?